28 de febrero de 2020
 
Publicado 15/09/2019 8:04:48CET

La inseguridad alimentaria amenaza a un millón de personas en Mozambique seis meses después del 'Idai'

Madre y su hijo en Mozambique
Madre y su hijo en Mozambique - REUTERS / MIKE HUTCHINGS - Archivo

MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

La inseguridad alimentaria y la escasez de alimentos amenaza a más de un millón de personas en el norte de Mozambique, incluidos 160.000 niños menores de cinco años, que están en riesgo de sufrir una crisis nutricional, seis meses después de que el ciclón 'Idai' golpeara la región y provocara el mayor desastre en décadas en el país africano.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) teme que las condiciones empeoren en los próximos meses. Según esta organización, se espera que, hacia febrero de 2020, el número de niños menores de cinco años que enfrenta niveles críticos de inseguridad alimentaria aumente a 200.000 en las zonas afectadas por la tormenta. De ellos, 38.000 niños podrían llegar a estar gravemente desnutridos y en riesgo de muerte durante el mismo período.

'Idai' alcanzó Mozambique el 14 de marzo y acabó con la vida de 603 personas, además de provocar heridas y lesiones a otras 1.641. El 25 de abril, el país africano sufrió el paso de otro devastador ciclón, 'Kenneth', y posteriormente los efectos de una sequía.

Esta combinación de desastres destruyó las cosechas y los cultivos y dejó a muchos mozambiqueños sin su principal sustento vital, exponiendo a los niños y sus familias al riesgo de quedarse sin alimentos y de la desnutrición. La devastación causada a por los ciclones Idai y Kenneth aún está presente seis meses después.

"La devastación agrícola causada por los dos ciclones ha aumentado los ya altos niveles de desnutrición infantil", ha explicado Marcoluigi Corsi, representante de UNICEF en Mozambique. "Muchos niños de las zonas afectadas no tienen acceso a los alimentos nutritivos que necesitan para tener un desarrollo saludable. Y es muy posible que su sufrimiento se agrave a medida que nos adentremos en la temporada de carestía", ha añadido.

Además Corsi ha explicado que, en estos momentos, se necesitan "urgentemente" más recursos para apoyar los esfuerzos humanitarios que se están llevando a cabo. Antes de que el ciclón 'Idai' devastase Mozambique, este país era uno de los más pobres del mundo y sufría desnutrición crónica, fruto de la pobreza que hace que muchos niños vean afectado su desarrollo físico y cognitivo.

Además, la inseguridad alimentaria pone a los niños en riesgo de desarrollar otros problemas de salud o contraer enfermedades oportunistas como, por ejemplo, la pelagra, una enfermedad relacionada con la falta de vitamina B3. El difícil acceso de los niños a los servicios de salud hará más complicado que puedan recuperarse de enfermedades como la malaria, haciéndoles aún más vulnerables.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el precio del maíz se ha incrementado y sigue siendo más alto en comparación con el año pasado en las provincias de Cabo Delgado, Manica y Nampula.

En este sentido, la ONU ha demostrado que hay evidencias de que el aumento de los precios está forzando a algunas familias a afrontar la situación empujando a sus hijos a un matrimonio temprano o al trabajo infantil. Es más, las últimas investigaciones realizadas en esta área demuestran que la tasa de matrimonio infantil está aumentando.

Ante esta situación, UNICEF continúa trabajando para llegar a los niños y niñas que todavía sufren las consecuencias del ciclón 'Idai'. Para ello han monitorizado a más de 735.000 niños menores de cinco años para detectar casos de desnutrición aguda y están tratando a cerca de 10.000 niños desnutridos con suplementos de alimento terapéutico.

También se ha puesto en marcha un programa de vales que alcanzará al menos a 100.000 personas afectadas por los ciclones y que garantizará que los niños de estos hogares vean aliviada su inseguridad alimentaria inmediata.

"El impacto de dos ciclones golpeando Mozambique en una misma temporada fue devastador y no tuvo precedentes. Sin embargo, es ahora cuando empezamos a percibir realmente los efectos residuales de aquel desastre", ha asegurado James McQuen Patterson, jefe de Salud y Nutrición de UNICEF Mozambique.

"Llegar a los niños desnutridos que más lo necesitan es complejo. Solo tendremos éxito con una respuesta coordinada entre aliados para garantizar que las familias afectadas por el ciclón no sufran más angustia", ha agregado.

Aún así, para poder implementar estos programas, UNICEF Mozambique necesita 92 millones de euros hasta mayo de 2020; sin embargo, solo han recibido 30,57 hasta el momento. Esta organización ha recordado que el impacto del ciclón 'Idai' también ha afectado a Malawi y Zimbabue.

Para leer más