La intentona golpista en Amhara revela divisiones en la alianza en el poder en Etiopía desde 1991

Publicado 12/07/2019 22:52:51CET
Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía
Abiy Ahmed, primer ministro de EtiopíaREUTERS / TIKSA NEGERI - Archivo

ADÍS ABEBA, 12 Jul. (Reuters/EP) -

El intento de golpe de Estado de junio en la región etíope de Amhara (norte) ha revelado divisiones en la alianza gubernamental que rige los designios del país desde hace cerca de tres décadas, ante el intercambio de insultos entre dos de las formaciones étnicas que se encuentran en su seno.

Pese a que las diferencias entre los partidos han existido en el país, el último intercambio de acusaciones entre el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF) y el Partido Democrático de Amhara (ADP) supone un nuevo nivel de tensión.

Los dos grupos han compartido el poder junto a otros dos partidos étnicos desde 1991 en una coalición, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), que toleró escaso disenso hasta la llegada de Abiy Ahmed al frente de la misma y al puesto de primer ministro.

Las tensiones se han disparado desde que el general Asamnew Tsige, un antiguo miembro del ADP distanciado del partido, lanzara el 22 de junio una intentona golpista en la región, gobernada por esta formación.

En los últimos días, el TPLF ha acusado al ADP de haber mirado hacia otro lado mientras Asamnew entrenaba y armaba a una milicia en las semanas previas al levantamiento, antes de criticar que el partido no haya denunciado sus acciones desde entonces.

"El TPLF tendrá dificultades a la hora de trabajar con este llamado partido hermano, que ni siquiera se ha atrevido a mirar a los ojos al asesino", dijo el jueves Getachew Reda, miembro de la ejecutiva del partido y exministro de Comunicaciones de Etiopía.

En respuesta, el ADP ha acusado al TPLF de "ser responsable de la actual crisis política en el país". "El TPLF no tiene sustento moral ni práctico para considerarse como el único guardián de Etiopía", dijo el partido.

El TPLF se indignó a principios de la semana después de que el presidente del ADP y vice primer ministro del país, Demeke Mekonnen, afirmara que detrás de la intentona estuvo un tercer grupo.

"¿Cómo íbamos a sentirnos cómodos sentándonos junto a Demeke cuando sus palabras se alejan de la realidad?", se preguntó Getachew. La asonada y sus repercusiones suponen el mayor desafío para Abiy, quien ha impulsado una agenda de reformas desde su llegada al poder.

LA INTENTONA EN AHMARA

Asamnew encabezó el 22 de junio la intentona, en la que murieron seis altos cargos etíopes, entre ellos el jefe del Estado Mayor del Ejército, Seare Mekonnen, tiroteado por uno de sus guardaespaldas en la capital, Adís Abeba, mientras coordinaba la respuesta.

El propio Asamnew murió el 24 de junio durante una operación en los alrededores de la capital de Amhara, Bahir Dar, epicentro del levantamiento, en el que murió también el presidente de la región, Ambachew Mekonnen.

Asamnew --quien fue liberado en 2018 tras recibir una amnistía después de participar en un intento de golpe de Estado similar-- había aconsejado abiertamente a la población amhara que comenzara a armarse antes de la intentona, según manifestó a través de un vídeo de Facebook.

El movimiento de expansión del que Asamnew forma parte está relacionado con desavenencias históricas entre los estados vecinos alimentadas tras la llegada de Abiy al poder.

Las autoridades etíopes han señalado que la intentona se habría saldado con "decenas" de muertos, sin que por ahora hayan facilitado un balance definitivo. El país se vio afectado por un bloqueo de Internet durante los días anteriores y posteriores al levantamiento.

Contador

Para leer más