Las inundaciones en Sudán del Sur amenazan con "desastrosas consecuencias" para la población

Publicado 22/10/2019 17:00:36CET
Inundaciones en Pibor, Sudán del Sur
Inundaciones en Pibor, Sudán del Sur - MSF

MSF llama a la ONG presentes en el país para movilizarse y prevenir "una catástrofe aún mayor"

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha advertido este martes de las "desastrosas consecuencias" que amenazan con provocar las graves inundaciones que se han producido en el este y el noreste de Sudán del Sur, un país golpeado desde hace casi seis años por el conflicto y donde dos tercios de la población necesitan asistencia humanitaria.

Según ha explicado la ONG en un comunicado, las inundaciones de las últimas semanas han dejado a miles de personas varadas en áreas inaccesibles. De acuerdo con la ONU, que cita las cifras de las autoridades sursudanesas, entre 600.000 y 800.000 personas se han visto afectadas.

"Estamos extremadamente preocupados por las desastrosas consecuencias que podrían tener estas inundaciones para las poblaciones de Pibor y Maban y de sus alrededores", ha señalado el coordinador médico de MSF en el país, Roderick Embuido.

Por el momento, MSF se ha centrado "en realizar evaluaciones aéreas y terrestres de manera urgente para comprender el impacto de forma más amplia y así adaptar nuestras actividades", ha explicado, incidiendo en que "la situación cambia por momentos".

No obstante, ha subrayado que por su experiencia en este tipo de inundaciones, en las que aparecen "fuentes de agua contaminada por todas partes, incrementan exponencialmente el riesgo de que aparezcan brotes de enfermedades como el cólera y la hepatitis A".

También es de esperar, ha añadido Embuido, que "se produzca un rápido aumento en el número de casos de diarrea aguda, malaria e infecciones del tracto respiratorio, tres de las principales causas mortales en Sudán del Sur".

HAY QUE MOVILIZARSE DE INMEDIATO

En este sentido, el coordinador general de MSF en Sudán del Sur, Kim Gielens, ha defendido que "las organizaciones internacionales y nacionales deben movilizarse de inmediato para garantizar la provisión de alimentos, agua, refugio y atención médica, y asegurar que se brinde atención adecuada a la población de Pibor, donde toda la población se encuentra aislada y sin apenas acceso a ningún tipo de atención médica"

Además, la ONG ha alertado de que las inundaciones podrían aumentar los casos de desnutrición, ya que se han perdido muchos alimentos y los campos de cultivo han quedado inservibles. "En Maban, los pacientes que llegan al hospital nos dicen que la poca comida que hay disponible en los mercados ha triplicado su precio", ha relatado Embuido, subrayando que "muchas personas ya no tienen medios para pagarla".

Además, en un país donde la malaria es la principal causa de muerte entre los niños menores de 5 años, y donde MSF trata a casi 300.000 pacientes por año, cualquier aumento en el número de casos de esta enfermedad tendrá graves consecuencias.

Gielens ha expresado igualmente su preocupación ante "el posible incremento en el número de víctimas de mordedura de serpiente, pues estos animales irán desplazándose hacia espacios más secos, que son justo aquellos en donde se congregarán las personas que se han visto desplazadas por las inundaciones".

"En el hospital de Pibor ya atendíamos cientos de personas cada año por mordeduras. Ahora la situación es mucho más complicada, pero la gente no tiene dónde ir en busca de ayuda", ha precisado el responsable de MSF.

Tras más de cinco años de conflicto, la atención médica es escasa o nula en muchas partes del país y alrededor del 80 por ciento de los servicios sanitarios los prestan ONG como MSF, que ya se ha visto obligada a reducir al mínimo sus actividades en Pibor y a evacuar a los pacientes del hospital.

En un esfuerzo por continuar brindando servicios mínimos, el equipo de MSF ha construido una instalación provisional con grandes tiendas de campaña en un terreno más elevado, pero este lugar podría quedar también inundado en cuestión de días, ha advertido la ONG, que ha contado que en su centro de saldu un niño que estaba gravemente enfermo y que estaba recibiendo soporte de oxígeno falleció cuando se inundaron los generadores, lo que provocó la interrupción del suministro eléctrico.

"Para evitar que se produzca una catástrofe aún mayor, es necesario que las organizaciones de ayuda den un paso al frente y actúen con rapidez", ha concluido Gielens.

Contador