Irak.- La Fiscalía española investiga el informe de ONU que implicó a empresas españolas en 'Petróleo por Alimentos'

Actualizado 09/05/2006 14:14:43 CET

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha trasladado a la Fiscalía Anticorrupción el contenido de los informe de la Comisión Independiente de Investigación (CII) --conocida como 'Comisión Volcker'--, que incluyó a un grupo de empresas españolas que presuntamente estuvieron envueltas en el escándalo de corrupción derivado del programa 'Petróleo por Alimentos' que la ONU puso en marcha a favor de Irak en la década de los noventa.

"El contenido de los mencionados informes ha sido conocido debidamente por la Fiscalía Anticorrupción, que ha iniciado sus investigaciones en colaboración con la CII", señala el Ejecutivo en una respuesta parlamentaria al diputado Joan Herrera (IU-ICV) a la que ha tenido acceso Europa Press.

El listado publicado en noviembre de 2005 por la CII estipuló que un total de 47 empresas españolas estarían envueltas en el escándalo del programa 'Petróleo por Alimentos' que la ONU puso en marcha para paliar las carencias del pueblo iraquí durante el embargo impuesto al régimen de Sadam Husein.

El monto aproximado de los recargos y sobornos pagados por las empresas españolas para obtener contratos dentro del programa asciende aproximadamente a 8,64 millones de dólares, según los datos reflejados en el informe. De esta cantidad, 902.171 dólares fueron pagados como recargo por concesión de petróleo, 137.650 dólares en primas de transporte y 7,6 millones de dólares en primas post-venta.

De las ocho compañías españolas que participaron como contratistas en la adquisición de petróleo, sólo una de ellas realizó pagos al Gobierno iraquí, si bien negó al Comité de Investigación de Volcker haber realizado pagos en violación del programa. En el caso de los sobornos, 46 de las 87 empresas españolas que participaron en el programa humanitario realizaron pagos al régimen de Sadam.

En la mayor parte de las empresas participantes del programa humanitario e involucradas en el pago de sobornos, la Comisión Volcker no recibió respuesta de ellas ni para negar su participación ni para aportar información adicional. Sin embargo, dos compañías reconocieron en el informe el pago ilegal de sobornos, tres más negaron su implicación y una de ellas reconoció el pago aunque no su ilegalidad.

El Gobierno precisó en su respuesta parlamentaria de ahora que es "importante" tener en cuenta que la "mera aparición del nombre de una empresa en el informe o en sus tablas, no necesariamente implica que esté involucrada en el pago de sobreprecios, sobornos o en el desvío de mercancias o de dinero a su favor".

Asimismo, hizo hincapié en que el hecho de que una empresa haya realizado pagos ilícitos "no prueba que los haya autorizado o que tuviera conocimiento de los mismos o de su licitud".

En términos generales, el régimen de Sadam Husein vendió petróleo bajo el citado programa un total de 248 empresas y adquirió bienes humanitarios a 3.614 compañías. El informe estima que el número de empresas que pagaron recargos o sobornos por compra de petróleo ascendió a 139 (56% del total) por valor de 228,8 millones de dólares, y las que no lo hicieron respecto a bienes humanitarios fueron 2.253 (62% del total) por valor de 1.555 millones de dólares.