Actualizado 07/12/2014 12:17 CET

Irán, EEUU y la UE prorrogan un día más los contactos en Omán

MASCATE, 9 Nov. (Reuters/EP) -

Representantes de Irán, Estados Unidos y la UE prorrogan durante un segundo día los contactos mantenidos durante el domingo en Mascate, la capital de Omán, para intentar desbloquear las negociaciones sobre el programa nuclear iraní con vistas a lograr un acuerdo antes de la fecha límite del 24 de noviembre.

Así, los enviados --el ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif; el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y la representante de la UE, Catherine Ashton-- podrán proseguir las negociaciones este lunes, según han informado fuentes estadounidenses y los medios de comunicación estatales iraníes.

"Las conversaciones proseguirán por la mañana", ha explicado un representante estadounidense en declaraciones bajo condición de anonimato.

"Las conversaciones entre Kerry, Zarif y Ashton seguirán el lunes para achicar las diferencias y lograr un acuerdo integral antes de la fecha límite del 24 de noviembre", ha informado por su parte la agencia de noticias estatal iraní IRNA.

También desde los medios iraníes, Alí Akbar Velayati, un asesor del líder iraní, el gran ayatolá Alí Jamenei, ha insistido en que no renunciarán a sus "derechos" nucleares pero ha reafirmado el compromiso con las negociaciones.

Las negociaciones, desarrolladas en un hotel de lujo de la capital omaní, parecen intensas. Las delegaciones se han reunido entre las 11.30 y las 14.30 horas, pararon para comer y realizar consultas y reanudaron los contactos a las 18.00 horas.

También están al tanto de las conversaciones las autoridades omaníes y el propio ministro de Exteriores del país, Yusef bin Alaui, ha explicado que "estamos cómodos con el nivel de compromiso demostrado por todas las partes". "No hay marcha atrás (...). Siento que todas las partes aspiran positivamente a alcanzar un acuerdo", ha añadido.

El Grupo 5+1, formado por Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Reino Unido más Alemania, aspira a obtener garantías de que Irán no utilizará el uranio enriquecido para fabricar una bomba nuclear, mientras que Irán defiende su derecho a utilizar la tecnología nuclear con fines pacíficos.

En noviembre de 2013 ambas partes alcanzaron un acuerdo interino por el que se daban un año para lograr un pacto definitivo y por el que Irán se comprometían a limitar su programa nuclear a cambio de un levantamiento de parte de las sanciones.

Fuentes conocedoras de la negociación apuntan a que las cuestiones más espinosas son el tamaño del programa de enriquecimiento, la duración del acuerdo a largo plazo y el calendario de levantamiento de las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados.

Para leer más