Actualizado 26/06/2014 23:12 CET

Israel señala a dos miembros de Hamás como sospechosos del secuestro de los tres jóvenes israelíes

Netanyahu exige a Abbas que rompa su acuerdo con Hamás

JERUSALÉN, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Agencia de Seguridad de Israel (Shin Bet) ha señalado a dos miembros del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) como principales sospechosos de la detención de tres jóvenes israelíes hace casi dos semanas en Cisjordania, y ha revelado sus identidades.

Al parecer, son Marwan Quasma y Amar Abu Eisha, dos miembros de Hamás originarios de Hebrón, que, según ha informado el Shin Bet, están siendo buscados por las fuerzas de seguridad desde que se consiguió identificarlos.

"Desde entonces, se han estado llevando a cabo búsquedas a gran escala para detener a los sospechosos", ha dicho, aunque subrayando que "el objetivo principal es dar con la localización de los tres jóvenes secuestrados", de acuerdo con el diario 'Jerusalem Post'.

Marwan Quasma, de 29 años de edad, fue detenido por primera cuando tenía 18 por sus vínculos Hamás, lo que le llevó a pasar diez meses en una prisión israelí. Tras su liberación, ha sido arrestado hasta en cuatro ocasiones, algunas en régimen administrativo, es decir, sin que se presentaran cargos en su contra.

En uno de los interrogatorios a los que fue sometido, admitió que fue reclutado por Hamás en Hebrón en 2009 y que desde entonces ha recibido entrenamiento militar, que incluye la fabricación de bombas, y que ha participado en la captación de otros jóvenes.

Amar Abu Eisha, de 32, fue detenido por primera vez en 2005, también por sus vínculos con esta facción palestina, tras lo cual pasó siete meses en detención administrativa. Desde entonces, solo ha sido arrestado en 2007.

Una fuente de seguridad israelí consultada por el 'Jerusalem Post' ha subrayado el hecho de que ambos hayan estado en detención administrativa, lo que --ha argumentado-- demuestra que los sujetos a los que se les aplica este régimen son peligrosos.

La detención administrativa es una modalidad de reclusión provisional muy utilizada por Israel y ampliamente criticada por la comunidad internacional, sobre todo por las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos.

PETICIÓN DE NETANYAHU

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha dicho que, ahora que se conocen los nombres de los secuestradores, espera que el presidente palestino, Mahmud Abbas, rompa su acuerdo con Hamás para formar un Gobierno de unidad nacional.

El pasado mes de abril Al Fatá y Hamás llegaron a un acuerdo para poner fin a la división palestina acarreada desde 2007. Este pacto provocó la ruptura de las conversaciones de paz entre los gobiernos de Abbas y Netanyahu.

Israel, que considera que Hamás es una organización terrorista, ha exigido a Abbas que rompa sus vínculos con esta facción palestina, como requisito previo a la reanudación de las conversaciones de paz, algo a lo que el líder de Al Fatá se ha negado.

EL SECUESTRO

Los tres jóvenes israelíes, de entre 16 y 19 años de edad, fueron secuestrados en los alrededores de un seminario judío ubicado cerca de la localidad cisjordana de Hebrón. Uno de ellos también ostenta la nacionalidad estadounidense.

En estas dos semanas, las fuerzas israelíes han llevado a cabo al menos 454 redadas y se han producido al menos 42 ataques por parte de colonos israelíes. Como consecuencia de ello, siete palestinos han muerto y, según la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), 118 han resultado heridos y 471 han sido detenidos.