Italia.- Las autoridades milanesas deportan a cuatro rumanos y autorizan doce expulsiones más

Actualizado 03/11/2007 19:57:24 CET

ROMA, 3 Nov. (EP/AP) -

Milán comenzó las deportaciones de ciudadanos rumanos con antecedentes, informaron hoy las autoridades italianas, después de que se produjeran varios incidentes violentos relacionados con inmigrantes en el país transalpino procedentes de Rumanía.

Las autoridades milanesas señalaron que un total de cuatro rumanos con antecedentes criminales fueron embarcados en la noche de ayer en un vuelo de la compañía Alitalia con rumbo a Bucarest, capital de Rumanía. Asimismo, otras doce órdenes de expulsión para ciudadanos de este mismo país han sido autorizadas.

Las deportaciones son el resultado de un decreto firmado por el presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, esta semana, como medida urgente tras la agresión en Roma de una mujer por parte de un inmigrante rumano que, sin embardo, no ha aliviado la tensión en el país. En base a este nuevo decreto, las autoridades italianas podrán expulsar del país a ciudadanos europeos considerados peligrosos para la seguridad pública.

En la noche de ayer, un grupo armado con cuchillos hirieron a tres rumanos en Roma. Fuentes policiales indicaron que el asalto se produjo cuando un grupo de desconocidos cubiertos con cascos de motociclistas y armados con bates y cuchillos abordaron a un grupo de rumanos en el aparcamiento de un supermercado.

De los tres heridos, uno de ellos se encuentra en estado grave por heridas sufridas en la cabeza, informó un portavoz de los Carabinieri, Agostino Vitolo.

Por su parte, la Asociación de Rumanos en Italia denunció esta agresión y la calificó de "ataque criminal". El presidente de la asociación, Eugen Terteleac, aseguró que "la comunidad rumana está viviendo una pesadilla" y acusó a los medios de comunicación de haber creado un "clima de incertidumbre y alarma". Asimismo, celebró la expulsión de ciudadanos peligrosos, siempre que el poder del Gobierno no se convierta en "abuso".

En este sentido, un alto cargo de Seguridad en Milán, Gianvalerio Lombardi, admitió que existía el riesgo de que las duras medidas emprendidas por el Gobierno contra los inmigrantes pueda inspirar nuevos casos de violencia, como el ataque de ayer por la noche en Roma.

"Puede existir ese peligro, pero está claro que debemos enviar un mensaje muy claro" sobre que los crímenes de inmigrantes no serán tolerados, declaró Lombardi a la cadena de televisión Sky TG24.