Un juez de EEUU reactiva una demanda contra cuatro empresas por infectar de sífilis a cientos de guatemaltecos

Tribunal Supremo de Estados Unidos
REUTERS / GARY CAMERON - Archivo
Publicado 05/01/2019 4:53:33CET

MADRID, 5 Ene. (Reuters/EP) -

Un juez federal del estado de Maryland, en Estados Unidos, ha afirmado que la Universidad Johns Hopkins, Bristol-Myers Squibb Co. y la Fundación Rockefeller deben hacer frente a una demanda de 1.000 millones de dólares por su papel en un experimento del Gobierno estadounidense que en 1940 infectó sífilis a cientos de guatemaltecos.

En una decisión emitida este jueves, el juez de distrito Theodore Chuang ha rechazado el argumento de que una reciente decisión del Tribunal Supremo que protege a corporaciones extranjeras de juicios en Estados Unidos por abusos de Derechos Humanos fuera del país también se aplica a las corporaciones nacionales.

La decisión de Chuang es una victoria para 444 víctimas y familiares que presentaron demandas por el experimento, que tenía como objetivo probar la por ese entonces nueva penicilina para detener la propagación de enfermedades de transmisión sexual.

El experimento recuerda al estudio Tuskegee del Gobierno estadounidense en el que se dejó deliberadamente a varios hombres negros estadounidenses sin tratar por sífilis incluso después de que se descubriese la penicilina.

El estudio se mantuvo en secreto hasta que un profesor del Wellesley College de Massachusetts lo descubrió en 2010. Funcionarios de Estados Unidos se disculparon por el experimento y el entonces mandatario Barack Obama llamó al presidente de Guatemala para ofrecer una disculpa personal.

Chuang ha apuntado que las demandas contra corporaciones estadounidenses bajo el estatuto federal de responsabilidad extraterritorial no "excluidas categóricamente" por la decisión del Tribunal Supremo del 24 de abril que se refiere a corporaciones extranjeras.

El juez ha añadido que permitir que el caso de Guatemala continúe "promoverá la armonía" al dar a los demandantes extranjeros la oportunidad de recurrir a los tribunales de Estados Unidos.

Según la demanda, varios médicos de Hopkins y de la Fundación Rockefeller participaron en el experimento, al igual que cuatro ejecutivos de Bristol Laboratories y Squibb Institute, predecesores de Bristol-Myers.

"Johns Hopkins expresa una profunda simpatía por los individuos y las familias afectadas por el deplorable estudio de sífilis de la década de 1940 financiado y realizado por el Gobierno de los Estados Unidos en Guatemala", ha emplazado la universidad en un comunicado.

"Respetamos el proceso legal y continuaremos defendiendo vigorosamente la demanda", ha añadido. Un portavoz de la Fundación Rockefeller ha asegurado que la demanda no tiene fundamento y que la organización sin fines de lucro no tenía conocimiento, ni diseñó, ni financió, ni administró el experimento.

Contador