La junta militar de Sudán se abre a negociar con los opositores pero reclama el final del "caos"

Sudán.- Miles de personas rezan frente al Ministerio de Defensa de Sudán, donde se mantiene la sentada
REUTERS / UMIT BEKTAS
Actualizado 30/04/2019 19:25:42 CET

JARTUM, 30 (Reuters/EP)

El general Mohamed Hamdan Dagalo, el 'número dos' de la junta militar que gobierna en Sudán desde el golpe de Estado que derrocó a Omar Hasán al Bashir el 11 de abril, ha asegurado que las autoridades militares están dispuestas a "negociar" con la oposición pero ha dejado claro que el "caos" tiene que terminar a partir de este martes.

"Estamos dispuestos a negociar pero no habrá caos después de hoy", ha asegurado el general Mohamed Hamdan Dagalo, el 'número dos' de la junta castrense sudanesa, también conocido como Hemedti, en una rueda de prensa en Jartum. "Les hemos dicho: Continúen con la sentada pero el tren ya está conectado para entregar combustible", ha señalado.

La Asociación de Profesionales de Sudán (APS), el colectivo que ha impulsado las manifestaciones contra el régimen sudanés, convocó el lunes una campaña de desobediencia civil y de huelga general después de que no se lograran resultados en las reuniones mantenidas con las autoridades castrenses.

El teniente general Salá AbdelJalek, miembro de la junta castrense sudanesa, ha asegurado que las Fuerzas Armadas no intentarán dispersar la sentada de protesta ante el Ministerio de Defensa, que se mantiene desde el 6 de abril culminando varios meses de manifestaciones contra el régimen. "No tenemos interés en dispersar la sentada pero el interés del pueblo sudanés es que se abran las carreteras", ha afirmado el alto mando.

El general ha asegurado que la junta militar que gobierna en Sudán no forma parte del "antiguo régimen" liderado por Omar Hasán al Bashir. "Somos parte de la revolución y no parte del antiguo régimen, así es como el pueblo nos ve", ha subrayado.

En la comparecencia ante la prensa en la capital sudanesa, la junta militar ha informado que ha aceptado la renuncia de tres de sus miembros, después de que la APS hubiera exigido su dimisión por su papel en la represión contra los manifestantes.

Uno de los dimisionarios, que presentó la renuncia la semana pasada, es el general Omar Zain al Abideen, que lideró el comité político de la junta castrense. Los otros dos miembros que han dimitido son el teniente general Jalal al Deen al Sheij y el teniente general Al Tayeb Babakr Ali Fadeel.

Desde la APS, sin embargo, han considerado que la junta militar no parece "seria" cuando habla de transferir el poder a un gobierno civil. "Con el paso del tiempo, los poderes del consejo militar se están ampliando y este es un peligro muy grande para la revolución sudanesa", ha prevenido el portavoz de la APS, Mohamed Naji Elasam.

Los manifestantes han mantenido sus protestas contra el régimen desde la caída de Al Bashir y han asegurado que no pondrán fin a las movilizaciones hasta que se ponga en marcha una transición liderada por un gobierno civil.

Las protestas contra el Gobierno sudanés comenzaron en diciembre por la subida del precio del pan y alcanzaron su auge en abril con la sentada de protesta ante la sede del Ministerio de Defensa, un complejo que alberga también el Cuartel General de las Fuerzas Armadas y que se encuentra cerca de la residencia presidencial, en Jartum.

Contador

Para leer más