Actualizado 12/06/2007 22:09 CET

Kosovo.- Bosnia quiere una solución amigable en Kosovo para acabar con la incertidumbre en la región

LISBOA, 12 Jun. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

Bosnia-Herzegovina quiere que el problema de Kosovo se resuelva lo antes posible y de una forma amistosa, ya que sólo así se podrá acabar con la incertidumbre en la región, afirmó hoy en Lisboa, el ministro de Asuntos Exteriores bosnio, Sven Alkalaj, tras la reunión con su homólogo portugués, Luis Amado.

"En Bosnia, solemos decir que todo empezó en Kosovo y que todo va a acabar en Kosovo", afirmó el jefe de la diplomacia bosnia. "Es el último asunto por resolver y deseamos que se logre una solución amistosa", apuntó.

"Resolver el problema de Kosovo es importante para cerrar un ciclo en la región. Lo peor que puede ocurrir es que no haya una solución", afirmó el ministro bosnio.

Kosovo, provincia Serbia de mayoría albanesa, es administrada por la ONU desde el conflicto de 1999. El enviado especial de Naciones Unidas a la zona, Martti Ahtisaari, presentó un plan, en el que está prevista una independencia vigilada de Kosovo durante un período en el que la OTAN se mantendría en el terreno y la misión de la ONU pasaría a ser de la Unión Europea.

Este plan, apoyado por los Estados Unidos y por la UE, cuenta con la oposición de Serbia y Rusia, que insisten en un marco de autonomía. El futuro estatuto será definido en breve por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El ministro de Exteriores portugués recalcó la importancia de que haya una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el plan Ahtisaari, porque de no ser así, la situación en Kosovo se podría agravar.

"Es probable que haya una decisión final del consejo de seguridad durante la presidencia portuguesa, eso es lo que esperamos", dijo. "Si eso se produce tendremos condiciones para dar una respuesta consecuente de parte de la UE, pero si no hay resolución, probablemente tendremos que hacer frente a problemas serios que afectaran a toda la región", consideró Amado.

Además, el jefe de la diplomacia lusa, insistió en que la UE debe acelerar los procesos de aproximación de los países balcánicos a la Unión para que se logre consolidar la estabilidad en esa región, que sufrió tres guerras en la década de los noventa.