Publicado 18/11/2020 21:12CET

El líder opositor de Burkina Faso dice que no reconocerá los resultados de las presidenciales "si hay fraude"

El presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré
El presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré - LI XUEREN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

Denuncia "compra de votos" y advierte contra anunciar los resultados el 23 de noviembre

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El principal candidato opositor a la Presidencia de Burkina Faso, Zéphirin Diabré, ha destacado este miércoles que no reconocerá los resultados de las elecciones de este domingo "si hay fraude" y ha acusado a las autoridades de "compra de votos" de cara a la votación, en las que el presidente, Roch Marc Christian Kaboré, busca un segundo mandato.

"Que me escuchen en Uagadugú. Si hay fraude, me negaré a reconocer los resultados", ha dicho el candidato de la Unión para el Progreso y el Cambio (UPC) durante un acto de campaña en la localidad de Banfora, según ha informado el portal de noticias Burkina24.

"Lo digo aquí. Si hay fraude, no aceptaré los resultados", ha reiterado, antes de recalcar que el ambiente político "está corrupto y contaminado". "Los observadores son testigos de que el dinero va a jugar un papel nefasto. Hay mucho dinero que circula, mucho dinero distribuido a los electores, a los jefes tradicionales y a los grupos sociales", ha denunciado.

Así, el líder de la UPC ha señalado que "el régimen en el poder está intentando comprar votos, lo que contamina la democracia". "Estamos en África. Todo el mundo sabe muy bien que los que organizan elecciones ponen todo en marcha para ganarlas", ha sostenido, tal y como ha recogido el portal burkinés de noticias Infowakat.

"Hay operaciones de intimidación y fraude que tienen lugar aquí. Lo importante para nosotros es que podamos garantizar que su nivel no afecte a la seguridad de los resultados, pero esto resalta la urgencia de que fundemos nuestra democracia sobre pilares más sinceros", ha explicado.

Asimismo, Diabré ha rechazado la posibilidad de que el resultado de los resultados se realice un día después de la votación. "Hace falta que esto esté claro. No hay proclamación el 23 de noviembre y no hay fraude posible", ha manifestado.

Diabré ha manifestado que "es importante que se adopten todas las precauciones para una confirmación de los resultados antes de la proclamación", teniendo en cuenta los retrasos en el envío de las actas desde los colegios electorales, en la transmisión de los resultados y en la verificación de los mismos.

En esta línea, ha reseñado que "parece poco realista" que, teniendo en cuenta esto, los resultados puedan anunciarse el lunes, al tiempo que ha argüido que la legislación da un plazo de días que permite que el anuncio no sea realizado al día siguiente de la votación.

"Debemos tomarnos el tiempo para hacer bien las cosas", ha dicho Diabré, quien ha agregado que "la oposición política se compromete con la mayor transparencia". "Como todos los burkineses, desea unas elecciones tranquila, pero no permitirá que los resultados del 22 de noviembre sean tratados con precipitación", ha remachado.

ACUERDO ENTRE LA OPOSICIÓN

Diabré, quien quedó en segundo lugar en las presidenciales de 2015, fue uno de los opositores que alcanzó un acuerdo en agosto para una "alternancia política", según el cual se comprometieron a apoyar al candidato que pase a una posible segunda vuelta frente a Kaboré.

Entre el resto de candidatos figuran varios vinculados con el expresidente Blaise Compaoré, quien se vio obligado a dimitir en 2014 tras las manifestaciones en contra de sus planes de cambiar la Constitución para poder seguir en el cargo, incluidos Eddie Komboigo y Gilbert Noel Ouédraogo, cuyas candidaturas fueron vetadas en 2015 precisamente por su relación con el exmandatario.

El país africano celebrará también legislativas el 22 de noviembre, después de que los partidos políticos burkineses se pronunciaran contra la posibilidad planteada por la Asamblea Nacional de aplazar las parlamentarias a causa de la inseguridad y abogaran porque se celebren junto a las presidenciales.

Burkina Faso ha experimentado un fuerte aumento de los ataques yihadistas en los últimos años. En el país operan tanto la filial de Al Qaeda como la de Estado Islámico en el Sahel, las cuales han ido ampliando sus acciones desde el norte hacia el centro y el este del país.

Esto también ha venido acompañado de un aumento de la violencia intercomunitaria, principalmente entre pastores y agricultores. Además, las fuerzas de seguridad han sido acusadas en numerosas ocasiones de cometer abusos y ejecuciones extrajudiciales en su lucha antiterrorista.

Contador

Para leer más