El líder rebelde Riek Machar pone condiciones a Kiir de cara a su regreso a Sudán del Sur

Publicado 16/07/2019 21:54:37CET
Riek Machar
Riek MacharREUTERS / TIKSA NEGERI - Archivo

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El exvicepresidente de Sudán del Sur y líder rebelde Riek Machar ha trasladado al presidente, Salva Kiir, una serie de condiciones de cara a su regreso a la capital, Yuba, para mantener una reunión para impulsar el acuerdo de paz.

En una misiva fechada el 8 de julio y enviada a Kiir por el asesor de Machar Tut Gatluak, el líder rebelde ha pedido que se retire la orden de arresto domiciliario contra él, emitida por la Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo de África Oriental (IGAD).

"Si el arresto domiciliario de Machar es retirado por el bloque regional, irá a Yuba a reunirse con Kiir", ha dicho Manawa Peter Gatkuoth, viceportavoz del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-En Oposición (SPLM-IO).

Asimismo, ha solicitado a Kiir que permita que el líder de la junta militar de Sudán, Abdulfatá al Burhan, le acompañe en su viaje a Yuba, tal y como ha recogido la emisora Radio Tamazuj.

Machar, quien según el acuerdo de paz alcanzado en septiembre de 2018 volverá a ser nombrado vicepresidente, reside en Sudán --país que ejerció labores de mediación para lograr el pacto-- tras huir en diciembre de 2016 de los combates en la capital sursudanesa.

El Gobierno de Sudán del Sur ha trasladado en varias ocasiones invitaciones a Machar para que se desplace a Yuba para mantener reuniones con Kiir en torno a la aplicación de las cláusulas del acuerdo.

Las fuerzas de Kiir y las de Machar se enfrentaron desde diciembre de 2013 hasta la firma en septiembre de 2018 de un último acuerdo de paz, con el que se comprometieron a compartir el poder y a poner fin a la guerra civil.

Este acuerdo contempla la restitución de Machar en el puesto de vicepresidente, así como la creación de un Gobierno de unidad en el que tendrá la mayoría el actual Ejecutivo. Asimismo, Kiir permanecerá en el puesto de presidente. Sin embargo, el pacto ha sufrido ya retrasos en su aplicación.

Los combates en Sudán del Sur han desarraigado alrededor de una cuarta parte de sus 12 millones de habitantes, han destruido la producción de petróleo y han arruinado una economía ya de por sí muy empobrecida.

Para leer más