El líder talibán pide "honestidad" a EEUU en las conversaciones preliminares de paz en Afganistán

Publicado 01/06/2019 10:18:42CET
- REUTERS / HANDOUT . - Archivo

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El líder de los talibán afganos, el mulá Hibatulá Ajundzada, ha pedido "honestidad" a los estadounidenses en las negociaciones preliminares de paz que se están desarrollando en Qatar y ha reiterado la condición 'sine qua non' de que abandonen el país antes de dar un paso adelante en unas conversaciones que deberían desembocar en la restauración de un "sistema islámico integrador" en el país.

En un mensaje emitido este sábado con motivo de la fiesta del Eid, el final del Ramadán, el mulá ha asegurado que el consenso generado entre los países vecinos a favor de las demandas de su grupo no ha dejado de crecer en los últimos años y que prueba de este "éxito" es la reciente conferencia de Moscú, donde se discutió el futuro del conflicto afgano, y en la que participaron doce países.

Ajundzada prometió una moderación en la conducta de los talibán para facilitar la integración de todos los afganos, pero mantuvo la idea de la consolidación de un emirato islamista en el país; uno que, sin embargo "no busca monopolizar el poder, sino que quiere que todos los afganos desempeñen en él un verdadero rol".

El mulá ha llamado a la "unidad y la armonía entre los afganos para terminar con la ocupación (de EEUU) y fortalecer el sistema islámico", de acuerdo con el mensaje recogido por la cadena afgana Tolo News.

El líder talibán también ha emplazado a Estados Unidos a que participe "honestamente" en las conversaciones de paz en curso y acepte "el plan razonable del emirato islámico" para hacer avanzar el proceso.

Ambas partes han celebrado seis rondas de conversaciones, tres de ellas en Doha, en la última de las cuales, en abril, constataron "progresos" sobre las cuatro cuestiones principales sobre la mesa: la retirada de las fuerzas extranjeras de Afganistán, las proclamación de garantías contra el terrorismo, el alto el fuego y la posibilidad de abrir conversaciones directas con el Gobierno afgano, a quien los talibán consideran un "títere" internacional sin voz ni voto.