Publicado 30/04/2020 19:04:59 +02:00CET

La Liga Árabe dice que la anexión de áreas de Cisjordania por parte de Israel sería "un crimen de guerra"

Reunión de ministros de Exteriores de la Liga Árabe
Reunión de ministros de Exteriores de la Liga Árabe - -/Saudi Press Agency/dpa - Archivo

El secretario general del bloque alerta de las consecuencias para "la seguridad y estabilidad en la región"

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Liga Árabe ha afirmado este jueves que el plan del Gobierno de Israel para anexionar zonas de Cisjordania, incluido el valle del Jordán, supondría "un nuevo crimen de guerra", tras una reunión extraordinaria a petición de las autoridades palestinas para abordar el asunto.

En su comunicado final, los ministros de Exteriores del bloque regional han indicado que los estados miembro apoyarán a través de medios políticos, diplomáticos, legales y financieros las decisiones palestinas para hacer frente a este posible intento de anexión.

Asimismo, han reclamado al Gobierno de Estados Unidos que se ciña a las resoluciones de Naciones Unidas y retire su apoyo a planes que respalden las intenciones de anexión israelíes, en aparente referencia al 'acuerdo del siglo' presentado por Washington.

Los estados miembro de la Liga Árabe han reiterado que una "paz justa" requiere que esté fundamentada en el Derecho Internacional y las decisiones internacionales, incluida la Iniciativa Árabe de Paz, según ha informado la agencia palestina de noticias WAFA.

Por último, han reclamado al Cuarteto para Oriente Próximo y a Naciones Unidas que actúen para "mantener la seguridad y la paz internacional" y garantizar que se respeta el Derecho Internacional en el conflicto palestino-israelí.

Durante la cumbre, el ministro de Exteriores palestino, Riyad al Malki, ha advertido de que "si se aplica el plan de anexión, la posibilidad de un Estado palestino independiente, soberano, viable y contiguo geográficamente quedará socavada".

"El plan israelí, si se completa, pondrá fin a la visión de la solución de los dos estados y pondrá la Mezquita de Al Aqsa bajo control israelí antes de su demolición total para construir el supuesto templo", ha indicado, en referencia al Templo de Salomón, sobre cuyas ruinas se edificó la mezquita.

En este sentido, Al Malki ha advertido de que "la región nunca disfrutará de estabilidad, seguridad y paz si se da este paso" y ha agregado que "el riesgo de anexión ha aumentado" por la inclusión de esta cláusula en el acuerdo para un Gobierno de unidad en Israel, alcanzado la semana pasada.

Por su parte, el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, ha alertado del "peligro" del plan de anexión israelí y de las "consecuencias potenciales" de estos esfuerzos para "la seguridad y estabilidad en la región".

"Las directrices del nuevo Gobierno israelí podrían incrementar las tensiones en la región", ha dicho, antes de criticar que las autoridades israelíes busquen "aprovechar la preocupación internacional ante el coronavirus para imponer una nueva realidad sobre el terreno".

"DIFÍCIL PREDECIR LAS CONSECUENCIAS"

Abul Gheit ha argumentado que "no hay duda de que adoptar estas medidas abriría la puerta a unas tensiones y riesgos que harían difícil precedir las consecuencias, agregando grandes dificultades a los países de la región", según un comunicado publicado por la Liga Árabe en su cuenta en Facebook.

Por ello, ha reiterado que los planes israelíes y el apoyo estadounidense a los mismos "constituyen una grave violación del Derecho Internacional", por lo que ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que "asuma sus responsabilidades y envíe un claro mensaje a Israel en rechazo de estas directrices".

"La pandemia debe empujarnos a todos a cooperar y colaborar a nivel internacional, no a persistir en medidas unilaterales e imponer hechos consumados", ha argüido, al tiempo que ha manifestado que "las condiciones actuales no pueden tolerar un mayor deterioro o que surjan nuevos problemas".

Abul Gheit ha recalcado así su "rechazo a cualquier anexión de los Territorios Palestinos Ocupados" y ha añadido que "cualquier declaración israelí no cambiará en absoluto el estatus de las tierras ocupadas después de 1967".

"Las medidas israelíes destinadas a legitimar su ocupación no tendrán más efecto que eliminar cualquier posibilidad de acuerdo pacífico fundamentado en la solución de dos estados, algo sobre lo que la comunidad internacional debería reflexionar cuidadosamente, debido a sus dimensiones e implicaciones para la estabilidad regional y global", ha remachado.

JUSTICIA INTERNACIONAL

La Autoridad Palestina advirtió la semana pasada que llevará a Israel ante la Justicia internacional en caso de que decida poner en marcha un plan de anexión, tal y como contempla el acuerdo de Gobierno alcanzado en Israel.

Durante la jornada del 22 de abril, el primer ministro palestino, Mohamad Shtayé, reclamó al Cuarteto para Oriente Próximo que presione a Israel para que no aplique sus planes de anexión de partes de Cisjordania, incluido el valle del Jordán.

El propio Shtayé denunció el 20 de abril la formación de un "Gobierno de anexión" en Israel tras la firma de un acuerdo entre el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y el líder opositor Benjamin Gantz para formar un Ejecutivo de unidad.

El acuerdo contempla que Netanyahu pueda presentar a partir del 1 de julio a votación "el acuerdo alcanzado con Estados Unidos sobre la aplicación de la soberanía (en Cisjordania) para la aprobación del Gobierno y el Parlamento".

Netanyahu prometió durante la campaña electoral impulsar la anexión de partes de Cisjordania en caso de hacerse con la victoria, a pesar de las críticas internacionales al 'acuerdo del siglo' presentado por Washington.

Por su parte, Gantz se mostró igualmente favorable a trabajar para lograr la anexión del valle del Jordán, tal y como propuso Netanyahu, a pesar de que previamente se había opuesto a esta opción por su impacto sobre un proceso de paz con los palestinos.

Para leer más