López Obrador defiende que el exministro de Seguridad García Luna debió ser juzgado en México

Archivo - Imagen de archivo del exministro de Seguridad Pública de México Genaro García Luna
Archivo - Imagen de archivo del exministro de Seguridad Pública de México Genaro García Luna - -/NOTIMEX/dpa - Archivo
Publicado: viernes, 24 febrero 2023 16:52

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha defendido que el exministro de Seguridad del país Genaro García Luna, que fue declarado culpable de narcotráfico el martes por un juzgado de Estados Unidos, debió ser juzgado en el país en vez de en territorio estadounidense.

Así, López Obrador ha lamentado que el hecho de que haya sido juzgado en Estados Unidos supone una "llamada de atención para la Justicia mexicana" y ha señalado que se trata de un "elemento que busca proceder contra su círculo cercano en nuestro país".

En este sentido, ha alertado de que existe una "desconfianza" en el sistema judicial mexicano y ha hecho hincapié en que es necesario "una reforma". "Nosotros tuvimos elementos, se presentaron, ya lo habían detenido, pero sobre todo existe una desconfianza, ya no tanto ahora con el Ejecutivo sino la desconfianza que hay en el poder judicial", ha señalado.

Tras varios meses de sesiones en un tribunal de Brooklyn, en el estado de Nueva York, el jurado concluyó el martes que García Luna es culpable por los delitos de falsedad documental, tráfico de cocaína hacia Estados Unidos y participación continua en una organización criminal, según ha informado el diario 'Milenio'.

El caso se remonta al sexenio de Felipe Calderón (2006-2012), cuando Estados Unidos, a través de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), introdujo de manera deliberada unas 2.500 armas de fuego con el objetivo de identificar y detener a compradores y distribuidores en lo que se conoció como operación 'Rápido y Furioso'.

Sin embargo, el rastreo de todo este armamento se perdió y acabó en manos del Cártel de Sinaloa. El escándalo estalló en 2011 cuando se confirmó que una de las armas de este arsenal fue usada para matar a un agente de la Policía Fronteriza de Estados Unidos en diciembre de 2010, un crimen por el que fue detenido un ciudadano mexicano llamado Heraclio Osorio Arellanes.