Publicado 22/06/2021 11:03

Luxemburgo critica la ley de Orban que censura la homosexualidad: "No estamos en la Edad Media"

Archivo - Imagen de archivo de la bandera arcoiris.
Archivo - Imagen de archivo de la bandera arcoiris. - MARTA FERNÁNDEZ/EUROPA PRESS - Archivo

El Benelux circula una declaración crítica entre los 27 para presionar a Hungría, que tacha las críticas de "fake news"

BRUSELAS, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, ha criticado este martes que la reforma adoptada en Hungría para censurar charlas sobre homosexualidad en los centros educativos es una medida "muy mala" porque contraviene los valores y derechos europeos, al tiempo que ha avisado al Gobierno de Viktor Orban de que "no estamos en la Edad Media".

Asselborn se ha expresado así a su llegada a una reunión de ministros europeos durante la que los países del Benelux (Luxemburgo, Países Bajos y Bélgica) han circulado en busca del apoyo del resto de socios una declaración de condena por la "flagrante discriminación" que la nueva norma húngara supone para el colectivo LGTBIQ, según han indicado a Europa Press distintas fuentes diplomáticas.

"La ley votada por Hungría no responde en ninguna medida a los valores de la Unión Europea. La gente tiene derecho a vivir como quiera, no estamos en la Edad Media", ha declarado Asselborn a la prensa a su llegada al encuentro a Veintisiete, que se celebra en Luxemburgo en el marco de un consejo de Asuntos Generales de la UE en el que se discutirá precisamente sobre la deriva antidemocrática en Hungría y Polonia.

También ha confiado en que la Comisión Europea, que ya se ha expresado para defender la libertad individual y a la no discriminación de los europeos, vaya más allá de las declaraciones y llegue "al fondo" para defender los valores de la UE.

Sobre la situación en Polonia, Asselborn ha indicado que espera que Varsovia entienda que "no hay alternativa" al respeto de la primacía de las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE, en alusión a la polémica reforma del sistema judicial polaco que pone en riesgo la independencia de los jueces y toma represalias contra los que acuden a la Justicia europea.

El ministro luxemburgués ha reconocido el papel importante de Polonia en el seno de la Unión Europea porque fue una "referencia" de la ampliación del bloque hacia los países del Este.

Los Veintisiete tienen en su agenda de este martes continuar el análisis sobre los riesgos para el Estado de derecho en Polonia y Hungría que había quedado aparcado durante el periodo de pandemia, aunque no se esperan decisiones sobre ello en esta reunión.

Polonia y Hungría son los dos únicos países de la UE contra los que se ha iniciado el proceso recogido en el artículo 7 del Tratado de la UE que prevé sanciones contra los países del bloque que se alejen de la vía democrática, por ejemplo suspendiendo su derecho a voto en la toma de decisiones del Consejo de la UE.

HUNGRÍA LES ACUSA DE PROPAGAR "FAKE NEWS"

Entretanto, el ministro de Exteriores y Comercio húngaro, Péter Szijjártó, ha defendido la nueva legislación que, bajo el marco de la lucha contra la pedofilia, incluye medidas que persiguen al colectivo LGTBIQ como la prohibición de charlas sobre homosexualidad en centros educativos y el veto a la emisión de contenido audiovisual que incluya temática LGTBIQ en televisión.

A su llegada a la reunión de ministros de la UE, Szijjártó ha asegurado que "los niños deben ser protegidos" de los delitos de pedofilia con castigos "muy severos" y ha añadido que la norma incluye también medidas para asegurar que el derecho a informar a los menores "sobre orientación sexual es exclusivo de los padres".

"Me pregunto realmente si quienes critican la ley la han leído o lo hacen en base a falsas interpretaciones que han circulado en los últimos días", ha aseverado el ministro, quien ha asegurado que el Gobierno está "abierto al debate" pero tiene clara su posición sobre este asunto.

"Mi consejo es que lean la ley y no propaguen 'fake news'", ha replicado Szijjártó, al ser preguntado por la declaración crítica que los países de Benelux han compartido con el resto de los Estados miembro en busca de más firmantes.

Más información