Actualizado 23/02/2017 12:32 CET

Malasia envía 500 toneladas de ayuda humanitaria para los musulmanes rohingya en Bangladesh

Hombres rohingya de Birmania
REUTERS/SOE ZEYA TUN

KUALA LUMPUR, 3 Feb. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Malasia, Nayib Razak, ha aprobado este viernes el envío de 500 toneladas de ayuda humanitaria a los refugiados musulmanes rohingya que se han visto forzados a desplazarse desde Birmania a Bangladesh y ha manifestado que "su sufrimiento no será ignorado".

Nayib, que ha criticado en reiteradas ocasiones el trato recibido por los rohingya por parte de las autoridades de Birmania, ha instado a la Premio Nobel de la Paz y consejera de Estado del país, Aung San Suu Kyi, a poner en marcha las medidas necesarias para acabar con los ataques.

"Se trata de un momento histórico, un noble esfuerzo para demostrar que todo el dolor y sufrimiento padecido por los rohingya en Birmania no será ignorado", ha manifestado Nayib durante un discurso pronunciado en Kuala Lumpur, la capital de Malasia.

"Escuchamos el dolor de aquellos que han sido asesinados, violados y quemados vivos", ha añadido el dirigente malasio. El Gobierno de Birmania, por su parte, ha insistido en que se trata de un problema a nivel interno y de que gran parte de los ataques denunciados son falsos.

Las fuerzas de seguridad de Birmania pusieron en marcha una serie de operaciones en el estado birmano de Rajine, en el norte del país, tras los ataques registrados el 9 de octubre, donde murieron nueve agentes fronterizos. Desde entonces, al menos 86 personas han muerto y 69.000 personas se han visto obligadas a trasladarse desde Rajine a Bangladesh.

El barco con la asistencia humanitaria llegará a Rangún el 9 de febrero para su posterior traslado al puerto bangladeshí de Teknaf, según ha informado el Gobierno malasio, que ha contado con la colaboración de organizaciones de ayuda humanitaria a nivel local e internacional.

DISTRIBUCIÓN EQUITATIVA

Las autoridades de Birmania han impedido que las ayudas se envíen directamente a Sittwe, la capital del estado de Rajine, y han insistido en que la distribución de las mismas debe producirse de forma equitativa entre las comunidad musulmana y la budista.

"Aún esperamos que nos permitan visitar Sittwe para poder distribuir los alimentos y la ayuda humanitaria nosotros mismos", ha señalado el jefe de la operación, Abdul Azeez Abdul. El Gobierno de Malasia ha solicitado a la Asociación para la Cooperación en el Sur de Asia que investigue las atrocidades cometidas contra los rohingya en Birmania.

Las autoridades birmanas han acusado al Gobierno de Malasia de explotar la situación en su favor y de "llevar a cabo una agenda política al respecto". Nayib, que ha aseverado que la situación de los rohingya supone una "tragedia humanitaria", presidió en enero una reunión de la Organización para la Cooperación Islámica sobre el trato a los rohingya en Birmania.