Manifestantes en Pristina protestan por la visita de la presidenta del tribunal especial de La Haya para Kosovo

Archivo - Policía de Kosovo en Pristina durante una manifestación antigubernamental
Archivo - Policía de Kosovo en Pristina durante una manifestación antigubernamental - Europa Press/Contacto/Vedat Xhymshiti - Archivo
Actualizado: miércoles, 29 noviembre 2023 19:12

El Partido Socialdemócrata de Kosovo carga contra el tribunal al considerar que solo persigue los presuntos crímenes del ELK

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cientos de manifestantes se han congregado este miércoles en las calles de la capital kosovar de Pristina para protestar por la visita de Ekaterina Trendafilova, presidenta del tribunal especial de La Haya formado en 2017 para enjuiciar los crímenes de guerra que la población serbia sufrió durante la guerra de Kosovo, entre 1998 y 1999.

La manifestación, impulsada por el Partido Socialdemócrata (PSD), ha culminado en actos violentos, cuando parte de los asistentes han lanzado artefactos explosivos y bombas de humo a los agentes de Policía que custodiaban las instalaciones donde Trendafilova se reunía con miembros de la sociedad civil, recoge la agencia KosovaPress.

De hecho, las fuerzas de seguridad han tenido que hacer uso de gases lacrimógenos para disolver la concentración. Además han confirmado la detención del presidente del SPD, Dardan Molliqaj, y de al menos otros cinco miembros de la formación, que defienden que Trendafilova no es bien recibida en el territorio de la antigua región serbia.

Molliqaj considera que el único objetivo político del tribunal especial de La Haya es el de presentar al Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) como una organización criminal. El ELK fue un grupo paramilitar, considerado como terrorista en algunos países, que combatió contra las fuerzas de Yugoslavia durante la guerra de Kosovo.

Más tarde, el vicepresidente del PSD, Qendron Kastrati, ha defendido la protesta y ha exigido la liberación de Molliqaj y del resto de detenidos, al tiempo que ha acusado a la Policía de seguir órdenes políticas y hacer uso desmedido de la fuerza para reprimir la manifestación.