24 de febrero de 2020
 

Marruecos busca a seis sospechosos tras la detención de 18 personas por el atentado de Casablanca

Actualizado 15/03/2007 23:21:05 CET

RABAT, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior marroquí, Chakib Benmoussa, anunció hoy que la investigación a raíz de la explosión el domingo en un cibercafé en Casablanca ha permitido hasta el momento la detención de 18 personas por su relación con el kamikaze y su cómplice, pero se está buscando a otras seis personas más en todo el país por su relación con los hechos.

En su explicación ante el consejo de ministros, Benmoussa precisó que las investigaciones han revelado que el autor de esta explosión preparaba su proyecto desde noviembre de 2006 a través de la creación de un grupo en el que había ex detenidos naturales del barrio de Sidi Moumen, en Casablanca, según indicó el portavoz del gobierno y ministro de Comunicación, Nabil Benabdelá, citado por la agencia oficial MAP.

Este grupo tenía elegidos ya sus objetivos que serían instituciones y lugares económicos en Casablanca, explicó el ministro, subrayando que en una casa del barrio de Moualy Rachid la Policía se ha incautado esta semana de una cierta cantidad de explosivos.

Por otra parte, el titular de Interior se felicitó por la eficacia de las intervenciones de los servicios de seguridad y del sentido de patriotismo del que han dado muestra los ciudadanos ante el peligro terrorista. Asimismo, subrayó que aunque lo ocurrido fue un hecho aislado, la vigilancia y la prudencia son fundamentales para prevenir a Marruecos del terrorismo internacional.

Por su parte, el primer ministro, Driss Jettou, condenó hoy en nombre del Gobierno el atentado del domingo por la noche en Casablanca en el que murió el kamikaze y resultaron heridas cuatro personas, entre ellas el cómplice del fallecido, al negar el acceso al establecimiento a ambos hombres el dueño del cibercafé.

Según Jettou, se trató de un "acto terrorista y criminal" que buscaba "atentar contra la paz y la seguridad del país, instigar a los adeptos al extremismo y el oscurantismo". Al término del Consejo, Benabdelá indicó que el primer ministro expresó su compasión con las víctimas y sus familias y felicitó a los servicios de seguridad y a las autoridades locales por su movilización, su vigilancia y su profesionalidad.