Publicado 13/09/2021 14:22CET

Más de 275.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en Burkina Faso desde abril

Archivo - Militares de Burkina Faso.
Archivo - Militares de Burkina Faso. - PETER SEIDLER / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

El NRC denuncia que una "lenta e insuficiente" respuesta humanitaria fuerza a elegir entre "violencia o hambre"

MADRID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

La creciente violencia registrada en Burkina Faso ha obligado a una media de 13.000 personas a la semana a abandonar sus hogares desde abril, más de 275.000 en total desde ese mes, según ha denunciado este lunes el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés).

Además, según los datos proporcionados por el NRC, cerca de 500 civiles han sido asesinados desde abril, siendo los ataques en las localidades de Solhan y Arbinda los más mortíferos de la historia reciente en el país africano, donde el número de desplazados internos totales asciende a 1,4 millones.

El NRC ha puesto el foco en que una "lenta e insuficiente" respuesta humanitaria obliga a las personas a elegir entre "violencia o hambre". Varias personas han relatado a la organización que quieren regresar a sus casas para acceder a sus reservas alimentarias y alimentar a sus familias, pero temen los ataques.

"Aquí en Ouahigouya no hay ayuda", explica Mohammed, un granjero que se ha visto obligado a huir con su familia. "De vuelta a casa, en Kombri, tenemos suficiente para alimentarnos, pero existe riesgo para nuestras vidas", agrega.

"A pesar del creciente conflicto, la operación humanitaria no llega", ha lamentado el director del NRC en Burkina Faso, Manenji Mangundu, que ha insistido en que un "recorte crítico" en la financiación para esta ayuda en combinación con la falta de capacidades de las autoridades locales evitan que las agencias humanitarias respondan "a tiempo".

Las autoridades gubernamentales encargadas de registrar el número de personas afectadas luchan por manejar "un número cada vez mayor", ha alertado el NRC, que ha especificado que, desde junio, las organizaciones humanitarias han solicitado "explícitamente" que el registro y el intercambio de información se realicen en el plazo de una semana. Actualmente, lleva varias semanas que las familias desplazadas registradas puedan recibir asistencia, como alimentos o alojamiento.

"Pedimos al Gobierno que nos deje intervenir y ayudar", ha reclamado Mangundu, recordando que las organizaciones humanitarias tienen la capacidad de asistir a personas en las áreas de Burkina Faso "más inaccesibles", donde la ayuda se necesita de forma más urgente y donde puede complementarse el "trabajo esencial" que realizan las autoridades burkinesas.

Contador