Médicos sin Fronteras condena la retirada de su acreditación para trabajar en Donetsk

Actualizado 24/10/2015 16:05:30 CET
Una mujer camina entre los escombros de una casa en Donetsk (Ucrania)
ALEXANDER ERMOCHENKO / REUTER

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Médicos sin Fronteras ha condenado la retirada de su acreditación el pasado 19 de octubre por el Comité Humanitario de la autoproclamada República popular de Donetsk (DPR por sus siglas en inglés) que les obligaba a poner fin a sus actividades de manera inmediata.

La organización ha declarado que no recibió explicación alguna del porqué de esta decisión. Hasta ese momento MSF había coordinado sus actividades con las autoridades y ha añadido que todavía se mantiene dispuesta a hacerlo para mantener el estado de salud de los miles de ciudadanos vulnerables en Donetsk.

"Estamos extremadamente preocupados por esta decisión, que priva a miles de personas de atención médica vital" ha declarado Bart Janssens, director de operaciones de MSF. "Urgimos al Comité Humanitario de Donetsk que reconsidere su decisión de manera inmediata para que podamos volver a proveer a la población de atención médica" añadió.

Desde el inicio del conflicto en mayo de 2014, MSF ha donado medicinas y material a 170 instalaciones médicas para tratar los heridos de guerra así como a aquellos con enfermedades de caracter crónico.

MSF ha llevado a cabo mas de 85.000 consultas junto a las autoridades a través de 40 clínicas móviles desde marzo de 2015, llegando a zonas donde médicos y enfermeras habían huido o las farmacias se encontraban sin existencias.

"Somos prácticamente la única organización que provee tratamiento para la tuberculosis en las prisiones, insulina para los pacientes diabéticos y productos de hemodiálisis para los fallos de riñón" señaló Janssens.

"Hay muy pocas opciones de reemplazo para esa gente ahora que el MSF ha detenido sus actividades" ha declarado el director de la organización. Cerca de 150 pacientes en el sistema penitenciario que han sido diagnosticados con tratamiento médico contra la tuberculosis de manera vitalicia no tendrán acceso a sus medicinas, remarca.

Hoy, la organización ha pedido al Comité Humanitario que reconsidere su decisión. "Como organismo médico no podemos aceptar éticamente el ser forzados a abandonar a nuestros pacientes" declaró el director.