Al menos 20 milicianos de Estado Islámico muertos en una operación conjunta de Francia, Malí y Níger

Publicado 17/06/2019 18:43:02CET
REUTERS / BENOIT TESSIER

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Al menos una veintena de milicianos del grupo terrorista Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS, por sus siglas en inglés) han muerto en una operación en el sur de Malí por parte de fuerzas francesas apoyadas por las de Malí y Níger, según ha informado el Estado Mayor galo en un comunicado.

Los efectivos de la 'Operación Barkhane' francesa lanzaron la acción aerotransportada en la noche del pasado jueves contra un grupo armado terrorista en el sur de Malí y cerca de la frontera con Níger, para lo cual actuaron "en enlace" con el Ejército maliense y "en coordinación" con el Ejército nigerino, que actuó desde el otro lado de la frontera.

Los soldados franceses, con apoyo de helicópteros Tigre y un dron Reaper, se enfrentaron con los milicianos en una zona boscosa de Azabara, donde habían sido localizados, según el comunicado. El choque se prolongó hasta el viernes, cuando un avión de combate Mirage 2000 efectuó varios bombardeos "contra posiciones del enemigo, que se había atrincherado".

Como resultado de la operación, "más de una veintena de terroristas han quedado fuera de combate", y tanto los soldados franceses como los malienses se han incautado en la zona de una gran cantidad de material, incluidas 20 motos, así como armamento.

Por otra parte, según el comunicado del Estado Mayor francés, el jueves un helicóptero Gazelle que participaba en el operativo se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia. Tras ello, sus tres tripulantes fueron evacuados en primer lugar a la ciudad maliense de Gao, desde donde "como medida de precaución" fueron trasladados a Francia, sin que su vida corra peligro.

El grupo terrorista Estado Islámico en el Gran Sáhara se creó en 2015, después de que Adnan Abú Walid al Saharaui jurara lealtad a Abú Bakr al Baghdadi, rompiendo así su alianza con el conocido yihadista Mojtar Belmojtar, con quien había conformado el grupo Al Murabitún.

Esta filial de Estado islámico opera principalmente en la zona fronteriza entre Malí, Níger y Burkina Faso. Según el Africa Center for Strategic Studies (ACSS, dependiente del Departamento de Defensa estadounidense), cuenta con entre 300 y 425 miembros.

El grupo reivindicó una emboscada el pasado mayo en la que murieron 29 soldados nigerinos, muy cerca del lugar en el que en 2017 mató a cinco militares nigerinos y cuatro estadounidenses, su primera acción de envergadura.