Al menos doce niños han sido asesinados en Siria en las dos últimas semanas

Niños en Duma (Siria)
REUTERS - Archivo
Publicado 05/05/2019 4:11:12CET

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Al menos doce niños han sido asesinados en el noroeste de Siria en las dos últimas semanas, desde el pasado 20 de abril, al mismo tiempo que la violencia en esta zona continúa aumentando, según ha señalado este sábado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

Además de estos asesinatos, continúan los desplazamientos. En este sentido, durante el mes de abril, más de 30.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares para huir de la violencia.

"Hemos descubierto que cuatro centros de salud están fuera de servicio tras haber sido destruidos recientemente, dejando a miles de personas sin acceso a la asistencia médica que puede salvarles la vida. También hay escuelas que han sido atacadas y dañadas en Idleb y Hama", ha informado Henrietta Fore.

Ante esta situación, Fore ha hecho un llamamiento para evitar que la infraestructura civil, incluidas las instalaciones de salud, agua y educación, se conviertan en objetivos.

"Los combates se han intensificado en los últimos dos días, provocando que nuestros aliados en el terreno hayan suspendido los programas para proporcionar agua potable, saneamiento e higiene adecuados en las comunidades afectadas en el norte de Hama y el sur de Idlib", ha dicho.

Asimismo ha recordado que "los servicios solo se podrán reanudar una vez que mejoren las condiciones de seguridad". Es por ello por lo que ha hecho un llamamiento para poner fin a estos combates. "Los equipos de UNICEF están trabajando estrechamente con sus aliados para proporcionar un apoyo básico, pero si no se pone fin a los combates, no hay mucho que podamos hacer", ha advertido.

"Una vez más, instamos a todas las partes en el conflicto y a aquellos que tienen influencia sobre ellas a proteger a los niños en todo momento. Matar y mutilar a niños es una grave violación de los derechos de los niños", ha concluido.

2018, EL AÑO MÁS MORTÍFERO

El pasado mes de marzo, UNICEF anunció que el año 2018 había sido
el más mortífero de la guerra en Siria para los menores con 1.106 niños muertos, según los datos recopilados y comprobados por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que teme que la cifra real sea "mucho más alta".

La agencia de la ONU subrayó que en estos momentos la principal causa de la muerte de niños son las minas sin detonar. En 2018 las municiones sin explotar causaron 434 muertes y lesiones.

La organización señaló además que los niños y las familias en tierras de nadie siguen viviendo en el limbo, en referencia a los miles de refugiados acogidos en Rukban, cerca de la frontera con Jordania, donde la situación es "desesperada", con acceso limitado a alimentos, agua, vivienda, atención médica y educación.

Contador

Para leer más