Aumentan a siete los muertos y 40 personas siguen desaparecidas tras el derrumbe de un edificio en Rusia

Actualizado 31/12/2018 20:48:20 CET

 MOSCÚ, 31 Dic. (REUTERS/EP) 

   El balance de muertos tras el derrumbe parcial de un bloque de viviendas en la localidad rusa de Magnitogorsk, en la zona de los Urales, ha ascendido a siete víctimas mortales y decenas de personas permanecen atrapadas entre los escombros, según el último balance ofrecido este lunes por el portavoz del gobierno de la provincia de Cheliabinsk, Dimitri Fedechkin.

   Cerca de 40 personas podrían seguir aún atrapadas entre los escombros, según informan varias agencias de noticias locales. La explosión ha provocado daños en 48 apartamentos de un edificio de nueve plantas en Magnitogorsk, una ciudad industrial en el área de los Urales, a unos 1.700 kilómetros de distancia al este de Moscú, según ha informado el Ministerio de emergencias.

   El presidente ruso Vladimir Putin ha viajado durante la tarde de este lunes a la zona donde ha visitado a los heridos en el hospital y se ha reunido con las autoridades locales. Putin acompañó a los trabajadores del rescate con temperaturas de hasta -22 grados centígrados, para localizar a las personas bajo los escombros.

   El ministro de emergencias, Yevgeny Zinichev, ha dicho en una reunión con el presidente Putin que aún hay "presumiblemente entre 36 y 40 personas bajo los escombros", según han informado este lunes por la noche.

   Después de informar de las primeras cuatro víctimas mortales a primeras horas de este lunes, Zinichev ha dicho que se han descubierto otros tres cuerpos. "Hemos encontrado otros tres cuerpos pero no podemos extraerles", ha precisado Ziniechev, según aseguran las agencias locales.

   "Estamos trabajando cuidadosamente porque hay riesgo de que el edificio colapse por completo", ha añadido la ministra de Salud, Veronika Skvortosova, a la televisión estatal donde ha añadido que las oportunidades de hallar supervivientes se ivan desvaneciendo a medida que avanza el día.

   La explosión se produjo alrededor de las 06.00 horas (02.00 horas en España) por una fuga de gas, cuando muchos de los vecinos aún dormían, ya que este lunes es festivo en Rusia, según informó la agencia de noticias RIA. el portavoz del gobierno de la provincia de Cheliabinsk, Dimitri Fedechkin.

   "Según los datos correspondientes a las 13.00 hora local (9.00 hora española), hay cuatro víctimas mortales y 16 evacuados, entre ellos siete niños", ha indicado el portavoz, que ha precisado que "cuatro personas, incluidos dos menores, fueron hospitalizadas".

   Por otra parte, ha informado de que otras 28 personas, de un total de 120 que residían en el bloque, se han puesto en contacto con sus parientes tras el incidente, lo que reduce a 68 el número de los inquilinos cuya situación aún se desconoce. Inicialmente se había informado de tres muertos y 79 desaparecidos.

   El gobernador de la provincia, Boris Dubrovski, ha declarado la situación de emergencia en Magnitogorsk por el derrumbe parcial como resultado de una explosión que, según la hipótesis prioritaria, fue provocada por una fuga de gas.

   La explosión se ha producido hacia las 6.00 hora local aparentemente en la segunda planta situada sobre un arco entre dos portales y ha destruido las entreplantas de siete de las nueve plantas del edificio, construido en 1973.

   Por otra parte, dos secciones adyacentes a la que se ha venido abajo han sido evacuadas, y sus habitantes, alojados en un colegio mientras los expertos están revisando los daños que sufrió el edificio, de casi 1.100 habitantes.

   Para mitigar el incidente, se han desplegado en el lugar unos 200 agentes de diversos servicios de emergencia y unos 60 vehículos, incluyendo una decena de brigadas de primeros auxilios que están proporcionando toda la asistencia necesaria a las víctimas.

   Horas antes de la llegada de Putin a la zona afectada, el presidente ruso instó a desplazarse a Magnitogorsk a la ministra de Sanidad, Veronika Skvortsova, para coordinar la operación de ayuda sobre el terreno, según anunció esta mañana el Kremlin. También el representante plenipotenciario del presidente en el Distrito Federal de los Urales, Nikolai Tsurkanov, quien se encontraba en Moscú, ha tomado un avión a Magnitogorsk.

   En los últimos años se han producido varios accidentes similares en Rusia a consecuencia de las infraestructuras envejecidas y a su pobre regulación en materia de seguridad respecto a las condiciones de uso del gas.

   En 2015, al menos cinco personas fallecieron cuando una explosión de gas afectó a un bloque de apartamentos en la ciudad de Volgograd, en el sur del país.

Contador