Al menos seis heridos en la Cachemira india por las restricciones impuestas en la región

Publicado 18/08/2019 5:38:45CET
Despliegue de las fuerzas de seguridad indias en Srinagar, Cachemira
Despliegue de las fuerzas de seguridad indias en Srinagar, CachemiraREUTERS / DANISH ISMAIL

SRINAGAR, 18 Ago. (Reuters/EP) -

Las fuerzas de seguridad de la India han herido a al menos seis personas este sábado en Srinagar, la principal ciudad de la Cachemira india, coincidiendo con la escalada de tensiones políticas en la zona después de que el Gobierno indio bloquease a principios de mes las comunicaciones y redujese los poderes en la zona que está bajo su control.

La Policía ha informado de que los enfrentamientos habían empezado el viernes por la noche. Algunos de los vecinos de la ciudad han sido agredidos y han denunciado que las fuerzas de seguridad hayan provocado daños tras irrumpir en sus casas después de que varios grupos de jóvenes lanzaran piedras contra agentes y militares para expresar su malestar por las últimas medidas.

Nueva Delhi derogó el 5 de agosto el artículo 370 de la Constitución, según el cual Jammu y Cachemira tenía una amplia autonomía para redactar de leyes --a excepción de temas de asuntos exteriores, defensa y comunicaciones--. El Gobierno central indio alegó la necesidad de integrar más esta zona en el resto del territorio.

La medida derivó también el despliegue de unos 150.000 efectivos de seguridad en la región. Los ciudadanos también han sufrido los cortes de los principales canales de comunicación. El portavoz Rohit Kansal ha dicho en una rueda de prensa en Srinagar que la situación seguía siendo "pacífica" y que no se había registrado ningún incidente en estas áreas.

Las líneas de teléfono fijas han sido restauradas en algunas partes de la ciudad después de doce días y Kansal ha afirmado que la mayoría de las centrales telefónicas de la región comenzarán a funcionar el domingo por la noche. Internet y los teléfonos móviles del Estado, sin embargo, permanecerán bloqueados.

Además muchas de las zonas urbanas de la región han estado aisladas durante los últimos días, y más de 500 líderes y activistas políticos permanecen detenidos. Es más, algunos de ellos han sido trasladados en avión a prisiones que se encuentran fuera de este estado.

Los seis hombres de los distritos de Soura y Chadoora de Srinagar que han resultado heridos por los perdigones disparados por las fuerzas de seguridad han sido trasladados al hospital Sri Maharaja Hari Singh.

Entre las víctimas se encontraba Gulam Rasool, que dirige una tienda de mantones en la zona de Alikadal y que estaba saliendo de su casa cuando las tropas paramilitares lo atacaron con al menos 20 perdigones, según su hijo Naseer Ahmed.

En la zona de Bemina, en Srinagar, al menos una docena de testigos han indicado que la Policía y las fuerzas militares habían allanado varias casas el viernes por la tarde. Algunos de los vecinos habían lanzado piedras contra las fuerzas de seguridad a primera hora del día.

Shahida, una mujer de 25 años, ha explicado que su esposo Riyaz Ahmad Dar estaba tomando té en el primer piso de su casa cuando de repente, unos 15 policías entraron por la fuerza, rompiendo las ventanas de la planta baja y arrestando a su esposo y a su primo.

Otra de los testigos, Simran Shahnawaz, de 18 años, tenía un vendaje en el dedo del pie donde, según ha detallado, un oficial de la Policía la había golpeado con una barra de hierro. "Ni siquiera puedo decirte el tipo de insultos que nos lanzaron", ha lamentado.

Las tensiones políticas han aumentado en los últimos días, a raíz de que el Gobierno central indio impusiese el 4 de agosto un bloqueo de comunicaciones en la Cachemira bajo su control y dejase un día después a esta región sin el estatus especial que le permitía, entre otras cosas, elaborar sus propias leyes.

El anuncio llegó horas después de que las autoridades lanzasen una ofensiva que se saldó con el arresto de cientos de dirigentes locales y la suspensión de los servicios de telefonía o Internet.

EL CONFLICTO DE CACHEMIRA

Pakistán e India se disputan la región de la Cachemira histórica desde 1947 y se han enfrentado por ella en dos de las tres guerras que han mantenido desde su independencia de Reino Unido. En 1999 hubo un breve pero intenso enfrentamiento militar entre ambas potencias nucleares y desde 2003 se mantiene una frágil tregua.

En la zona operan grupos separatistas que abogan por la independencia o la unión con Pakistán. Nueva Delhi acusa a Islamabad de patrocinar estas milicias, pero los paquistaníes niegan toda implicación. Las estimaciones cifran en unos 45.000 los fallecidos debido a este conflicto desde finales de la década de 1980.

Las tensiones entre ambos países alcanzaron su máximo en los últimos años tras el atentado perpetrado el 14 de febrero en la localidad de Pulwama, en la Cachemira india, que se saldó con la muerte de 40 agentes.

La autoría del atentado fue reclamada por el grupo armado Jaish-e-Mohammad (JeM), tras lo que India acusó directamente a Pakistán de estar implicado en el ataque, lo que fue rechazado de plano por Islamabad.

En el primer semestre de 2019 han muerto más de 300 personas en la región, según los datos recopilados por el Armed Conflict Location and Event Data Project (ACLED). La cifra es la peor desde que empezó a recabar datos en 2016.

Para leer más