López Obrador insiste en la impugnación y anuncia un Plan Nacional para la Defensa de la Democracia

Actualizado 13/07/2012 4:53:55 CET

MÉXICO DF, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El candidato presidencial del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, ha reiterado este jueves que impugnará las elecciones presidenciales celebradas el pasado 1 de julio en México por las irregularidades registradas, como la compra de votos, y por violación de la Constitución, al tiempo que ha anunciado que la próxima semana presentará su Plan Nacional para la Defensa de la Democracia.

En una rueda de prensa, López Obrador ha indicado que "las irregularidades que se han producido no permiten la certeza de ningún resultado, ni del proceso electoral en su conjunto", por lo que el Movimiento Progresista presentará un juicio de inconformidad ante el Instituto Federal Mexicano (IFE).

Entre las irregularidades, el líder izquierdista ha destacado la compra de cinco millones de votos por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que, según los dos recuentos que ha llevado a cabo el IFE, ha ganado las elecciones presidenciales.

López Obrador ha denunciado que 16 gobernadores del PRI se reunieron el pasado 12 de junio con su candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, en la ciudad de Toluca, para acordar los votos que iba a comprar cada uno. Al parecer, el gobernador del estado de México, Eruviel Ávila, se comprometió a aportar casi tres millones de sufragios.

Para conseguir los votos prometidos, ha apuntado López Obrador, los gobernadores recurrieron a los fondos públicos y compraron tarjetas telefónicas, bonos de supermercado y materiales de construcción que regalaron a los electores a cambio de su apoyo en las urnas.

Además, ha señalado que el dinero público también se utilizó para financiar las campañas de propaganda de Peña Nieto en los medios de comunicación locales que, ha asegurado, sobrepasó los límites de gasto establecidos para estos casos por la legislación mexicana.

A este respecto, el coordinador de la campaña electoral de López Obrador, Ricardo Monreal, ha aseverado que tiene pruebas de que las encuestas elaboradas por GEA/ISA, Mitofsky, Parametría, Buendía y Laredo y Beltrán superaron con mucho los límites de gasto.

En particular, Monreal ha indicado que el PRI firmó un contrato ilegal por 56 millones de dólares (46 millones de euros) para promover la imagen de Peña Nieto en Estados Unidos, que posee una importante comunidad de inmigrantes mexicanos.

El líder del Movimiento Progresista ha apuntado que, como resultado de todo ello, los niveles de participación ciudadana en las zonas rurales ha superado su récord histórico, e incluso a los de otras regiones del país.

"Con elecciones libres, Peña Nieto no habría ganado", ha aseverado López Obrador, detallando incluso que solamente se habría hecho con la victoria en cuatro de los 32 estados que forman el país iberoamericano.

A todo ello hay que sumar que, tal y como han argumentado el candidato presidencial y el coordinador de su campaña electoral, se violó el artículo 41 de la Constitución, que recoge los principios de equidad, imparcialidad y profesionalidad que debe regir todo proceso electoral.

PLAN NACIONAL

En este contexto, López Obrador ha anunciado que, además de presentar el juicio de inconformidad en el IFE, la próxima semana presentará un Plan Nacional para la Defensa de la Democracia, según informa el diario 'La Jornada'.

"Siempre protestaremos por la vía pacífica, pero no aceptaremos que la corrupción domine por entero la vida nacional, por lo que lucharemos por el renacimiento moral de México", ha explicado el líder izquierdista.

En esta línea, ha instado a la población a no aceptar "la violación de la Constitución" y a no admitir la "antidemocracia". Si bien, la sociedad mexicana ya ha comenzado a movilizarse contra el supuesto fraude electoral, ejemplo de ello es el grupo universitario YoSoy132.