Micheletti no descarta retomar el poder en Honduras en caso de que sea necesario

Actualizado 21/01/2010 19:29:38 CET

TEGUCIGALPA, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente interino de Honduras, Roberto Micheletti, abandonará este jueves la Casa Presidencial y encabezará su último Consejo de Ministros para "facilitar las cosas" durante el proceso de transición en ese país, aunque aclaró que seguirá en el poder hasta el próximo 27 de enero, cuando asuma el mandatario electo, Porfirio Lobo.

"Este es mi último día en la Presidencia (...) me retiro a mi casa por la paz de la nación y porque no quiero ser un obstáculo al nuevo gobierno", dijo Micheletti en declaraciones al Canal 5, recogidas por la prensa local.

Micheletti explicó que en los próximos días bajará su "perfil público" y se hará "a un lado para que el nuevo gobierno tenga más espacio de actuar", aunque esto no quiere decir que dejará por completo sus compromisos como jefe de Estado.

"No renuncio del cargo, sólo me alejo temporalmente", aclaró el gobernante 'de facto' al señalar que se trata de una actitud similar a la asumida cuando se alejó del poder días antes de los comicios del 29 de noviembre en los que resultó electo Lobo.

Al ser consultado sobre si estará presente en la toma de posesión el próximo 27 de enero, Micheletti dijo que ese día, en el momento que le estén colocando la banda presidencial a Lobo, estará en una misa y después se trasladará a la localidad de El Progreso, su pueblo natal.

El mandatario interino también criticó a Lobo por haber estado "haciendo algunas presiones" para que abandone el poder antes de la toma de posesión, secundando la petición que han hecho algunos gobiernos del continente que consideran prudente que Micheletti no esté en la Presidencia cuando asuma el nuevo Gobierno.

A este respecto, Micheletti ha reiterado que se seguirá como jefe de Estado hasta el 27 de enero y que no descarta retomar el poder en caso de que sea necesario. "Lo vuelvo a decir igual, cualquier circunstancia que me obligue a regresar de inmediato a Casa Presidencial, lo voy a hacer", acotó.

Nuevamente, el gobernante 'de facto' salió al paso a las críticas de la comunidad internacional que han rechazado su designación como presidente tras el golpe de Estado del pasado 28 de junio, alegando que "sólo cumplí con mi misión de salvar a Honduras" del presidente venezolano, Hugo Chávez, que "intentó cambiar el destino democrático del país".