Actualizado 05/10/2018 21:09 CET

Ascienden a tres, entre ellos un menor, los palestinos muertos por disparos de Israel en Gaza

Enfrentamientos entre soldados israelíes y manifestantes palestinos
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA - Archivo

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Al menos tres palestinos, entre ellos un menor de edad, han muerto este viernes por disparos efectuados por las fuerzas de seguridad de Israel en el marco de una nueva jornada de protestas en la Franja de Gaza que se ha saldado con más de 350 heridos.

Según las informaciones recogidas por la agencia palestina de noticias Maan, las víctimas participaban en una protesta al este de Ciudad de Gaza. Entre los fallecidos figura un niño de doce años identificado como Faris Hafiz Sersaui.

El Ministerio de Sanidad gazací ha indicado que un total de 376 personas han resultado heridas durante las protestas, entre ellas 126 que han recibido impactos de bala. Un total de siete personas se encuentran en estado crítico.

Por su parte, el Ejército de Israel ha confirmado que un total de diez "terroristas armados" han sido interceptados durante la jornada tras cruzar la valla que separa el territorio israelí del enclave palestino.

"En respuesta, aviones de guerra han realizado dos bombardeos en Gaza", sin dar más detalles al respecto. Asimismo, ha indicado que "una turba de unos 20.000 gazacíes ha incendiado neumáticos y lanzado bombas y granadas" durante las protestas.

Asimismo, durante la jornada se han registrado siete incendios en territorio israelí a causa de 'globos incendiarios' lanzados desde la Franja, si bien todos están controlados, tal y como ha informado el diario local 'Yedioth Ahronoth'.

La tensión en la frontera entre Israel y Gaza ha aumentado en los últimos meses. Alrededor de 190 palestinos han muerto desde el inicio de las protestas en Gaza en el marco de la 'Gran Marcha del Retorno' el 30 de marzo. Del lado israelí, en julio murió un soldado tras ser alcanzado por un francotirador.

Las autoridades israelíes han acusado a las milicias palestinas de promover las manifestaciones para incentivar la violencia y, de hecho, suelen responder con ataques selectivos a los disturbios.

El relator especial de Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos en Palestina, Michael Lynk, criticó el martes las prácticas de las fuerzas israelíes en la represión de las protestas y subrayó que "las fuerzas de seguridad de Israel no están acatando las críticas internacionales sobre el uso de fuego letal contra manifestantes palestinos que aparentemente no suponen una amenaza creíble".

Así, recordó que "el Derecho Humanitario impone obligaciones estrictas en torno al uso de la fuerza por parte de las autoridades" y que "la fuerza letal contra manifestantes está absolutamente prohibida a menos que sea estrictamente inevitable en caso de amenaza inminente contra la vida o amenaza de heridas graves".

"Muchos de los muertos y heridos no parecen haber presentado una amenaza inminente", destacó en su comunicado, antes de agregar que "la muerte de manifestantes en ausencia de una justificación mesurada, en el contexto de una ocupación, podría equivaler a asesinatos intencionados, lo que supone tanto una violación de la Cuarta Convención de Ginebra como un crimen de guerra".

Las protestas por la 'Gran Marcha del Retorno' arrancaron para reclamar el derecho de los refugiados palestinos a regresar a las viviendas en las que residían antes de la creación del Estado de Israel en 1948.

Para leer más