Actualizado 26/06/2014 20:17 CET

La mujer condenada a muerte por convertirse al cristianismo solo será liberada si encuentra un guardián

JARTUM, 26 Jun. (Reuters/EP) -

Mariam Yahya Ibrahim, la mujer sudanesa que fue condenada a muerte por convertirse al cristianismo, será liberada cuando una persona de nacionalidad sudanesa asegure su permanencia en el país africano, después de su intento de fuga hacia Estados Unidos, según ha informado su abogado, Al Sharif Alí al Sharif.

"Estamos buscando una persona sudanesa que resida o trabaje en la zona donde está la comisaría (en la que Ibrahim está detenida) para que se comprometa por escrito a llevar allí a Mariam cuando las autoridades lo soliciten", ha dicho.

Ibrahim está detenida desde el pasado martes, cuando fue interceptada en el aeropuerto internacional de Jartum, junto a su marido y sus dos hijos, por intentar salir de Sudán rumbo a Estados Unidos sin la documentación adecuada.

El ministro de Exteriores de Sudán, Abdullahi Alzareg, explicó a la cadena británica BBC que fueron detenidos porque solamente contaban con papeles expedidos con carácter de urgencia por Sudán del Sur y con un visado estadounidense.

Aunque Ibrahim es sudanesa, su marido, Daniel Wani, es un cristiano con nacionalidad estadounidense nacido en lo que hoy es Sudán del Sur, que proclamó su independencia el 9 de julio de 2011, por virtud de un acuerdo entre Jartum y Yuba.

Tras pasar varias horas retenida en el aeropuerto internacional de Jartum, fue trasladada a una comisaría por llevar documentación falsa. Desde entonces, está recluida allí sin que se sepa cuál es su situación legal en estos momentos.

Ibrahim fue condenada a muerte en mayo por un tribunal sudanés por abandonar el islam y convertirse al cristianismo, la religión que profesa su marido. La Justicia suspendió su ejecución hasta después del periodo de lactancia de su hija, a la que dio a luz en prisión.

Sin embargo, en una decisión inesperada, una corte de apelaciones sudanesa revocó el lunes la sentencia contra Ibrahim y ordenó su puesta en libertad inmediata, después de lo cual fue traslada a un lugar desconocido junto a su familia, que ha recibido amenazas.

INTERVENCIÓN ESTADOUNIDENSE

Este incidente en el aeropuerto ha provocado que el Gobierno de Omar Hasán al Bashir convocara a los embajadores de Estados Unidos y Sudán del Sur en Jartum para pedir explicaciones por proporcionar estos documentos a Ibrahim.

"Las autoridades sudanesas han considerado (la acción) como una violación criminal, y el Ministerio de Exteriores ha convocado a los embajadores de Estados Unidos y Sudán del Sur (en respuesta)", dijo la Oficina de Inteligencia y Servicios de Seguridad sudanesa.

La portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, ha asegurado que Ibrahim tenía toda la documentación necesaria para volar hacia Estados Unidos. "Depende del Gobierno de Sudán dejarla salir del país", ha dicho en la rueda de prensa de este jueves.

Harf ha revelado que Estados Unidos está "en comunicación con el Ministerio de Exteriores de Sudán para garantizar que Ibrahim y su familia son liberados, de modo que puedan viajar cuanto antes" al país norteamericano.

Para leer más