El 'número dos' de Mogherini pide mayor cooperación a los comisarios con competencias en exteriores y defensa

Publicado 09/09/2019 18:21:44CET

Serrano pide una mayor implicación del bloque en el Sahel

BRUSELAS, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario general adjunto del Servicio Europeo de Acción Exterior responsable de Política de Seguridad Común y Defensa (PSCD) y Respuesta a Crisis, el diplomático español Pedro Serrano, ha confiado en que la presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, facilite la cooperación entre todos los comisarios que tendrán competencias en política exterior y defensa.

El actual ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha sido elegido como el próximo Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE y vicepresidente de la Comisión Europea y será el encargado de garantizar la coherencia en la acción exterior del bloque.

Algunas quinielas sitúan a otros candidatos a comisarios como el griego Margaritis Schinas al frente de Defensa y Espacio, al estonio Kadri Simon en Cooperación Internacional y Desarrollo, mientras que el húngaro Laszlo Trocsanyi, podría asumir la cartera de Ayuda Humanitaria y la croata Dubravka Suica, Ampliación, aunque la presidenta electa del Ejecutivo comunitario sólo desvelará el reparto de carteras y la estructura de la nueva Comisión este martes.

El 'número dos' del Servicio Europeo de Acción Exterior ha confiado en que la alemana presentará "una configuración que facilitará la cooperación entre todos los comisarios en materia de exteriores y defensa para lograr este efecto global" durante su intervención ante la subcomisión de Defensa de la Eurocámara.

Serrano ha alertado del momento delicado actual al que se enfrenta Europa, evocando los "desafíos geoestratégicos" que representan las relaciones con países como Rusia, China y Estados Unidos y "la renovación de las tensiones geoestratégicas", así como "las amenazas y desafíos" en las fronteras de Europa, "en parte fruto de estas tensiones y en parte por la desestabilización de los países vecinos".

El diplomático español ha avisado de que se necesita "una acción decisiva" para afrontar estos desafíos y "una implicación fuerte" de los estados miembro, que sin embargo no podrán hacerles frente "de forma eficaz" por sí solos, de forma individual o asilada.

"Sólo a través de la UE podremos hacerlo de forma eficaz. Las coaliciones ad hoc, de una forma u otra, no son suficientes", ha avisado, insistiendo en la necesidad de recurrir a la "panoplia de instrumentos que la UE puede desplegar" en respuesta a una crisis, que van desde la ayuda humanitaria y al desarrollo, misiones y operaciones u apoyo de otro tipo y dejando claro que la implicación de los Gobiernos europeos "será determinante en los años venideros".

REFUERZO DE DEFENSA EUROPEA Y LA COOPERACIÓN CON TERCEROS

Serrano ha puesto en valor los esfuerzos "bastante extraordinarios" de los últimos años en la UE para reforzar la defensa europea pero ha avisado de que ello "no significa que sean suficientes" y ha subrayado que el bloque deberá lidiar en los próximos años con asuntos como inteligencia artificial, el impacto del cambio climático en la seguridad, la competencia estratégica en el sector marítimo y en el espacio, así como para hacer frente a las amenazas híbridas y cibernéticas.

"La UE es una plataforma clave para la cooperación. La UE tiene que trabajar con socios", ha avisado, poniendo en valor el refuerzo de la cooperación en los últimos años con la OTAN, aunque también con la ONU y la Unión Africana y reforzar la cooperación con terceros, por ejemplo garantizando su participación en reuniones en los grupos de trabajo de la UE cuando participan en operaciones de la UE, algo que "compete al Consejo acordar".

También ha confiado en que la UE refuerce sus capacidades de mando y control, algo que revisarán a finales de 2020, que se apruebe a finales de año el Fondo Europeo para la Paz, que permitiría ayudar a equipar a las fuerzas armadas que el bloque entrena y aumentar la financiación común de las operaciones militares en el exterior y se avancen en los proyectos en el marco de la cooperación estructurada permanente en defensa (PESCO) para "suplir déficit de capacidades" y que también son "útil" para la OTAN, dado que "la PESCO tiene en cuenta el proceso de planificación de defensa de la OTAN". Los Gobiernos aprobarán "probablemente" en noviembre una tercera ola de proyectos más maduros.

El director general adjunto del Estado Mayor de la UE, general italiano Giovanni Manione, que cuenta con 200 efectivos militares y civiles, ha avisado de que el embrión del cuartel general de la UE establecido en junio de 2017 en el Estado Mayor de la UE tras vencer las reticencias de Reino Unido es "demasiado pequeño" y ha confiado en que para finales de año alcance la capacidad "mínima" para dirigir operaciones militares ejecutivas "pequeñas".

"En la OTAN hablamos de decenas de miles en el cuartel general. ¿Cómo podemos ser una duplicación de nada? No somos ni una gota en la botella", ha subrayado, al tiempo que ha lamentado la falta de voluntad de los Gobiernos europeos hasta ahora para desplegar los grupos de combate tácticos de la UE. "Tenemos que estar preparados para emergencias. Dada la situación de hoy en el mundo, es mejor estar preparados", ha subrayado.

"La UE, la OTAN no son alternativas excluyentes. No lo son. Podemos trabajar y trabajamos juntos en gestión de crisis, el desarrollo de capacidades de defensa...", ha agregado Serrano, insistiendo sin embargo que la UE debe contar con una estructura de mando y control para sus misiones teniendo en cuenta que "en muchos lugares" la OTAN quizá no quiera intervenir o no sea la organización "ideal" para hacerlo. "No hablamos de un Ejército europeo", ha zanjado.

El alto mando militar también ha reconocido que "la PESCO es un ejercicio que debe madurar" y ha dejado claro que el resultado de los proyectos acordados "tiene que estar en línea con los compromisos serios" asumidos, "incluido el despliegue cuando es necesario".

Serrano ha pedido una mayor implicación de la UE para estabilizar Malí y el Sahel y ayudar a las fuerzas de estos países a combatir el terrorismo y el crimen organizado.

"Aquí echo en falta un mayor compromiso de los estados miembro para hacer algo que ahora requiere relativamente un número bajo" de efectivos, ha defendido el diplomático español. "Estamos hablando quizá de unas pocas decenas de agentes y un máximo de cien. Estoy soñando aquí porque no hemos puesto esta cifra sobre la mesa, pero si no lo hacemos ahora, temo que (...) en cinco años no hablemos de decenas o cien personas", ha precisado, avisando de que "no ser ambiciosos en algunos escenarios" puede "costar caro" a Europa.

Contador

Para leer más