Actualizado 05/05/2020 15:12 CET

La OMS pide no usar remedios para el coronavirus no sometidos a ensayos tras el 'Covid-Organics' en Madagascar

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus
El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus - Sven Hoppe/dpa - Archivo

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo 

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido contra el uso de remedios contra el coronavirus que no hayan sido sometido a ensayos clínicos que demuestren su "eficacia" y la ausencia de "efectos secundarios adversos", tras la polémica por el tónico basado en artemisa comercializado en Madagascar y promovido por su presidente, Andry Rajoelina.

El mandatario malgache anunció en abril la distribución de un "remedio terapéutico" conocido como 'Covid-Organics' contra el virus, que no tiene cura conocida, y el lunes desveló que la semana que viene arrancarán ensayos clínicos con una vacuna contra el coronavirus basada en la artemisa.

Así, desveló que el 'Covid-Organics', cuya eficacia ha sido puesta en duda desde organizaciones médicas malgaches, ha sido distribuido a 15 países de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO). Además, la Unión Africana (UA) ha pedido más información a Antananarivo sobre este "remedio" tradicional.

Por su parte, la oficina de la OMS en África ha destacado que "aplaude las innovaciones en todo el mundo, incluida la reconversión de medicamentos y medicinas tradicionales y el desarrollo de nuevas terapias en la búsqueda de potenciales tratamientos frente a la Covid-19".

El organismo ha resaltado que "la medicina tradicional, complementaria y alternativa tiene muchos beneficios y África tiene un largo historial de medicina tradicional y practicantes que juegan un papel importante a la hora de atender a las poblaciones".

La OMS ha reconocido igualmente que plantas como la artemisa "están siendo consideradas como posibles tratamientos para la Covid-19", si bien ha hecho hincapié en que "deben ser sometidas a pruebas para analizar su eficacia y sus efectos secundarios adversos"

"Los africanos merecen usar medicinas sobre las que se hayan realizado pruebas con los mismos estándares que la población del resto del mundo. Incluso si las terapias derivan de prácticas tradicionales y naturales, determinar su eficacia y seguridad a través de ensayos clínicos rigurosos es fundamental", ha argumentado.

"El uso de productos para tratar la Covid-19 que no han sido investigados de forma robusta pueden poner a la gente en peligro, dando una falsa sensación de seguridad y distrayéndoles del lavado de manos y el distanciamiento social, fundamentales en la prevención de la Covid-19, así como incrementar la automedicación y el riesgo para la seguridad del paciente", ha alertado.

El organismo ha recordado que los gobiernos africanos aprobaron una resolución en el año 2000 para "producir pruebas sobre la seguridad, eficacia y calidad de la medicina tradicional" y ha apuntado que ello incluye "realizar las investigaciones relevantes y que las agencias reguladoras nacionales aprueben medicinas en línea con los estándares internacionales".

LOS ESTUDIOS DURAN "MESES"

La OMS ha sostenido además que "estos estudios normalmente implican a cientos de personas bajo la supervisión de las autoridades reguladoras nacionales y pueden llevar unos cuantos meses, en un proceso acelerado", en aparente referencia a las escasas semanas que pasaron desde que Rajoelina anunció que iba a desarrollarse el remedio hasta la comercialización del 'Covid-Organics'.

En esta misma línea, ha confirmado que trabaja con instituciones de investigación "para seleccionar productos de medicina tradicional que puedan ser investigados para su eficacia clínica y su seguridad paralos tratamientos contra la Covid-19", antes de agregar que "seguirá apoyando a los países mientras exploran el papel de los practicantes en la prevención, control y detección temprana del virus, así como en la derivación de casos a las instalaciones sanitarias".

Por otra parte, ha hecho hincapié en la necesidad de "tener precaución ante la desinformación, especialmente en redes sociales, sobre la efectividad de ciertos remedios", al tiempo que ha alertado de que "muchas plantas y sustancias están siendo propuestas sin los requisitos mínimos o pruebas de calidad, seguridad y eficacia".

"La OMS aplaude toda oportunidad de colaborar con países e investigadores para desarrollar nuevas terapias y anima a dicha colaboración para el desarrollo de terapias efectivas y seguras para África y el resto del mundo", ha remachado.

DUDAS SOBRE 'COVID-ORGANICS'

El presidente malgache anunció el 18 de abril la comercialización de un "remedio tradicional" compuesto por plantas medicinales, principalmente artemisa, como "curativo y preventivo" contra el coronavirus.

Posteriormente, aseguró que dos personas a las que se había diagnosticado con coronavirus se han recuperado tras ingerir este producto e hizo hincapié en que hay "buenos resultados por el uso de este medicamento".

En consecuencia, recomendó que todos los estudiantes que regresaban al instituto bebieran este "remedio tradicional", algo que en un primer momento fue formulado como obligatorio en las zonas en las que se han registrado casos, si bien posteriormente fue matizado por el Ministerio de Educación ante las suspicacias de padres y centros.

De hecho, la Academia Nacional de Medicina de Madagascar (ANAMEM) indicó en un comunicado que "se trata de un medicamento cuyas pruebas científicas no han sido llevadas a cabo y que podría poner en peligro la salud de la población, y particularmente la de los niños".

Las autoridades de Madagascar han confirmado hasta la fecha 151 casos de coronavirus, sin fallecidos, según datos facilitados por los Centros de África para el Control y la Prevención de Enfermedades (África CDC), dependientes de la Unión Africana (UA).

Para leer más