Actualizado 05/07/2016 22:12 CET

La ONU advierte del aumento de los niveles de pobreza a los que se enfrentan los refugiados sirios

Niños refugiados sirios recogiendo plásticos en Líbano
ALI HASHISHO / REUTERS

LONDRES, 5 Jul. (Reuters/EP) -

Cada vez son más los refugiados sirios en Oriente Próximo que acaban endeudados y enfrentados a situaciones de extrema pobreza, debido a que muchos de ellos agotan sus ahorros para poder sobrevivir a raíz de la escasez de ayuda humanitaria, según ha denunciado el Plan Regional para los Refugiados y la Resiliencia (3RP), dirigido por la ONU.

Más del 70 por ciento de los refugiados sirios en Líbano se encuentra por debajo del umbral de la pobreza, en comparación con el 50 por ciento de refugiados que registraron ese nivel de pobreza en el año 2014. En Jordania, son el 90 por ciento de los refugiados procedentes de Siria los que viven en situación de extrema necesidad, mientras que más del 67 por ciento de las familias sirias en el país viven endeudadas.

De acuerdo con el informe de 3RP, elaborado por varias agencias de Naciones Unidas, organizaciones humanitarias y los gobiernos locales, miles de familias se han visto obligadas a racionar las comidas, reducir su gasto sanitario, pedir préstamos e incluso sacar a sus hijos de la escuela para que trabajen y puedan ayudar económicamente en el hogar.

"Una de las cosas que más nos preocupa es el aumento de personas que se encuentran por debajo del umbral de la pobreza entre los refugiados y las comunidades que les acogen", ha declarado el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Leo Dobbs. Dobbs ha añadido que el creciente número de personas que se enfrenta a la pobreza es el resultado de pasar años en el exilio, lo que ha provocado el agotamiento de los recursos propios de miles de familias.

FALTA DE FONDOS PARA AYUDA HUMANITARIA

A pesar de que los fondos recibidos por la comunidad humanitaria internacional para hacer frente a la situación han aumentado en más de 280 millones de euros, el número de refugiados también ha crecido. En la actualidad, hay más de 4,8 millones de refugiados sirios en Turquía, Líbano, Irak, Jordania y Egipto.

En Líbano, un país de apenas cuatro millones y medio de habitantes, los refugiados suponen un quinto de la población. Por otra parte, Turquía es el país que mayor número de refugiados acoge, casi tres millones. "Sus infraestructuras están desbordadas y cada vez tienen más y más dificultades para proveer a los refugiados servicios básicos, refugio y asistencia sanitaria", ha declarado Dobbs.

La comunidad humanitaria internacional, que celebró una cumbre en Londres el pasado febrero, solicitó financiación para esta crisis humanitaria por un valor de 4.100 millones de euros. A finales del pasado mayo, solo se había conseguido recaudar un 30 por ciento de lo solicitado.

La guerra en Siria, que cumplió cinco años en marzo de este año, ha provocado la muerte más de 250.000 personas y ha desplazado a más de 11 millones de sirios. Sin una solución del conflicto a la vista, las ONG y organizaciones internacionales están tratando de conseguir que los refugiados puedan mantenerse de forma independiente.

El informe, elaborado conjuntamente por la ONU, varias ONG y gobiernos locales, ha apuntado que los gobiernos de Jordania, Líbano y Turquía han comenzado a emitir permisos de trabajo para los refugiados, lo que les permitirá acceder a un empleo y ganarse la vida.

Para leer más