La ONU alerta de que el riesgo de hambruna persiste en Gaza, con medio millón de palestinos al límite

Un grupo de palestinos junto a instalaciones de la UNRWA destruidas en la Franja de Gaza
Un grupo de palestinos junto a instalaciones de la UNRWA destruidas en la Franja de Gaza - Hadi Daoud/APA Images via ZUMA P / DPA
Actualizado: martes, 25 junio 2024 16:27

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Gaza


"Existe un alto riesgo de hambruna mientras continúe el conflicto y el acceso humanitario siga restringido", avisan los expertos

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El riesgo de declarar la hambruna en la Franja de Gaza sigue siendo "plausible" y, aunque la situación en la parte norte de este enclave ha mejorado ligeramente con la llegada de algo de ayuda humanitaria, las agencias de la ONU han advertido de que cerca de medio millón de palestinos sobreviven en niveles de inseguridad alimentaria equivalentes a la 'catástrofe'.

La Clasificación Integrada de la Fase de Seguridad Alimentaria (IPC, por sus siglas en inglés), que engloba a una veintena de instituciones y organizaciones, concluye que 495.000 personas, el 22 por ciento de la población gazatí, sufre un hambre extrema, mientras que otras 745.000 estarían en el nivel cuatro de una escala de cinco en materia de inseguridad alimentaria.

"Existe un alto riesgo de hambruna mientras continúe el conflicto y el acceso humanitario siga restringido", reza el informe difundido este martes y que proyecta un escenario similar para los próximos meses. Si las condiciones actuales persiste, el 96 por ciento de la población gazatí seguirá al menos en el nivel tres.

La ONU dio este año la voz de alarma por la falta de alimentos en la zona norte de la Franja, pero ahora admite que, "con algunos bloqueos", los habitantes de esta zona han recibido algo de ayuda y "esto parece haber aliviado temporalmente las condiciones". "En este contexto, las pruebas disponibles no indican que exista hambruna", apuntan los expertos.

En cambio, en la parte sur, "la situación se ha deteriorado" desde principios de mayo, cuando las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) iniciaron una ofensiva a gran escala en la ciudad de Rafá, donde se agolpaban más de un millón de desplazados palestinos que previamente habían huido de otras zonas de Gaza.

La persistencia de los combates y la sucesión de desplazamientos ha hecho que más de la mitad de las familias hayan tenido que vender ropa y que una tercera parte se haya visto forzada a recoger basura, también con vistas a conseguir algún tipo de ingreso económico. Más del 20 por ciento de los hogares admiten que pasan jornadas enteras sin ingerir alimentos.

DECLARACIÓN DE HAMBRUNA

La ONU establece una serie de criterios estadísticos para declarar formalmente la situación de hambruna, si bien lleva meses advirtiendo de que, cuando da este paso, es porque ya hay personas que han muerto por falta de comida, al hilo precisamente del constante empeoramiento de la situación en la Franja de Gaza.

De hecho, además de constatar que el 20 por ciento de los hogares padezca carencias extremas y que el 30 por ciento de los niños sufran desnutrición aguda, se incluye entre dichos criterios que fallezcan dos adultos o cuatro menores por cada 10.000 habitantes al día.

El Ministerio de Sanidad de Gaza estima que ya han perecido más de 30 personas víctimas de la desnutrición severa, en su mayoría niños, mientras que las ONG que trabajan sobre el terreno temen que la cifra aumente. Save the Children ha confirmado 40 menores con desnutrición severa en una de sus clínicas en sólo cinco semanas, así como el caso de una madre de 38 años que llegó a otro centro con apenas 38 kilos de peso.

"Sabemos cómo prevenir la desnutrición, sabemos cómo tratar la desnutrición, pero no se nos está dando la oportunidad de hacerlo", ha subrayado la responsable del equipo de Save the Children en Gaza, Rachel Cummings, que ha lamentado los efectos de las "significativas" restricciones en la llegafa de ayuda y de los "intensos" combates.

La responsable de Operaciones de Oriente Próximo de Acción contra el Hambre, Natalia Anguera, ha denunciado que este tipo de trabas funcionan como "armas de guerra" en la Franja de Gaza y ha recalcado que la actual situación "no debe continuar ni un día más". "Si las partes en conflicto y la comunidad internacional esperan a actuar hasta que se clasifique la hambruna, será demasiado tarde. Habremos fracasado colectivamente en salvar muertes evitables", ha avisado.

Contador

Leer más acerca de: