Publicado 23/01/2014 13:29CET

La ONU busca lograr altos el fuego locales que permitan hacer llegar ayuda a 250.000 sirios

MONTREUX (SUIZA), 23 Ene. (Reuters/EP) -

La ONU espera que las conversaciones políticas entre Gobierno y oposición en Siria permitan acordar altos el fuego a nivel local que faciliten el envío de alimentos y medicinas a los millones de civiles que se ven afectados por el conflicto, según ha indicado este jueves la subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos.

En una entrevista a Reuters un día después de la conferencia internacional sobre Siria, ha señalado que el enviado especial de la ONU y la Liga Arabe, Lajdar Brahimi, presionará a Gobierno y oposición sobre la cuestión humanitaria en los contactos que tiene previsto mantener hoy.

Ambas partes dejaron de manifiesto sus puntos de vista encontrados este miércoles, pero Brahimi indicó que Gobierno y oposición estarían dispuestos a discutir del intercambio de presos, altos el fuego locales y ayuda humanitaria.

"He discutido esto con Brahimi y seguirá impulsándolo, porque las negociaciones políticas pueden llevar mucho tiempo y, como vimos ayer, hay grandes diferencias entre las partes", ha subrayado Amos. "Pero si somos capaces de conseguir un gran impulso en llegar a estas comunidades, supondría una diferencia significativa", ha defendido.

La responsable de la ONU ha considerado crucial el poder acceder a unas 250.000 personas que se encuentran en comunidades asediadas, como Alepo, Homs y los alrededores de Damasco, que llevan sin recibir ayuda desde hace meses. Algunos dicen que ya solo pueden comer hierba para evitar morir de hambre.

Otros 2,5 millones de personas se encuentran en zonas "de difícil acceso" y que han recibido ayuda de la ONU en alguna ocasión, ha explicado Amos. "La cuestión clave para nosotros es que el control de las comunidades cambia todo el tiempo", ha lamentado, al tiempo que ha precisado que se ha reunido con un delegado de la oposición en Montreux, la localidad suiza donde se celebró ayer la conferencia.

POCAS MEJORAS

Según Amos, se han producido pocas mejoras desde que las potencias mundiales pidieron de forma unánime el pasado mes de octubre que ambas partes permitieran un mayor acceso a los trabajadores humanitarios y los convoyes con ayuda.

"Indiqué al Consejo de Seguridad, como he hecho antes, que hemos logrado algunos progresos modestos en obstáculos administrativos a los que nos enfrentábamos, cosas como visados para el personal y gestiones en vigor en términos de autorización" para los convoyes, ha indicado.

"Pero en las cuestiones realmente importantes, como la protección de civiles, la desmilitarización de escuelas y hospitales, acceso a comunidades asediadas y de difícil acceso, ha habido poco o ningún progreso", ha lamentado.

Preguntada sobre si se están barajando corredores humanitarios, Amos ha dicho que han demostrado ser "notoriamente difíciles" en las zonas de guerra, ya que normalmente requieren un acompañamiento de seguridad. "Pero hay treguas, pausas y conversaciones de reconciliación en marcha en algunas zonas a nivel local", ha puntualizado.