Actualizado 24/02/2022 18:09

La ONU y organizaciones humanitarias expresan su preocupación por la escalada del conflicto en Ucrania

Archivo - Un niño en una escuela destruida por el conflicto en el este de Ucrania.
Archivo - Un niño en una escuela destruida por el conflicto en el este de Ucrania. - UNICEF/CHRISTOPHER MORRIS VII PHOTO - Archivo

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Varias organizaciones humanitarias han trasladado este jueves su preocupación por la escalada del conflicto en Ucrania, al tiempo que han pedido a las partes implicadas proteger la vida de los civiles y las infraestructuras esenciales.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha puesto el foco en que el conflicto es una amenaza "inmediata" para la vida y el bienestar de unos 7,5 millones de niños. La directora ejecutiva de la agencia de Naciones Unidas, Catherine Russell, ha advertido de que, a menos que los combates disminuyan, "decenas de miles de familias podrían verse desplazadas por la fuerza", lo que aumentará "drásticamente" las necesidades humanitarias.

"El fuego de armas pesadas a lo largo de la línea de contacto ya ha dañado infraestructura crítica de agua e instalaciones educativas durante los últimos días", ha agregado, antes de insistir en que los niños ucranianos "necesitan paz, desesperadamente y ahora".

En este sentido, se ha hecho eco del llamamiento del secretario general de la ONU, António Guterres, para un alto el fuego "inmediato" y ha pedido a todas las partes respetar sus obligaciones internacionales de proteger a los niños "de cualquier daño".

UNICEF también ha pedido a todas las partes que se abstengan de atacar la infraestructura esencial, como los sistemas de agua y saneamiento, las instalaciones sanitarias y las escuelas. Asimismo, ha reclamado que las partes garanticen que los actores humanitarios puedan llegar a los más necesitados "de manera rápida y segura".

Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), ha expresado igualmente su profunda "preocupación" por el potencial impacto que el conflicto puede tener para los civiles en el acceso a los alimentos y para sus operaciones en todo el mundo.

Según el PMA, la zona es una de las áreas más importantes del mundo para la recolección de grano y la producción agrícola, por lo que el impacto en la seguridad alimentaria del conflicto también trascenderá a la frontera ucraniana y se enfocará especialmente en los más pobres de los pobres.

De hecho, la interrupción del flujo del grano puede incrementar los precios y alimentar la inflación, en un momento en el que ya existe preocupación por el daño causado por la pandemia de COVID-19.

El PMA, cuyo equipo está en el terreno, ha reiterado el llamamiento para un alto el fuego y ha pedido a todas las partes que los civiles tengan acceso a cualquier ayuda humanitaria que puedan requerir.

Por su parte, el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, se ha declarado "gravemente preocupado" por la seguridad de las comunidades ucranianas y ha trasladado que su mensaje para las partes implicadas en el conflicto "es claro": proteger a los civiles y los servicios esenciales. El CICR, como UNICEF, trabajan sobre el terreno para aliviar las necesidades humanitarias de la población.

Mientras, la directora de Save the Children para Europa del Este, Irina Saghoyan, ha lamentado que los niños queden "atrapados en el fuego cruzado de esta guerra de adultos". "Nunca se debería haber llegado a esto", ha continuado, destacando que la preocupación más "inmediata" de la ONG es la "salud y bienestar" de los menores.

"En un conflicto todo está sobre la mesa: muerte, lesiones, violencia sexual, riesgos de protección, etc.", ha advertido, insistiendo en que los niños están "aterrorizados". "Oyen explosiones, se les pide que huyan solo con la ropa que llevan puesta. No se puede subestimar el impacto que tiene en su salud mental y el potencial trauma a largo plazo", ha añadido.

De forma paralela, ha mostrado su preocupación por los desplazamientos internos y el aumento de las necesidades humanitarias. "Cualquier familia que se vea obligada a abandonar su hogar necesita ayuda con el alojamiento, la comida y el agua potable. Además, estamos al final del invierno, con temperaturas regularmente bajo cero", ha explicado.

"Muchos niños y niñas que viven en esta zona de conflicto ya no tienen suficiente comida para comer o ropa para mantenerse calientes", ha avisado, lamentando que la idea de que muchos de estos menores puedan verse obligados a encontrar refugios inadecuados en caso de desplazamiento masivo --donde estarán expuestos a la lluvia helada, el viento y la nieve-- es demasiado dolorosa".

"LOS PEORES TEMORES SE HAN MATERIALIZADO"

Por su parte, la organización no gubernamental Amnistía Internacional ha resaltado que "los peores temores se han materializado" con el inicio de la ofensiva militar rusa en Ucrania y ha dicho que "es probable que lleve a las consecuencias más horribles para las vidas humanas y los Derechos Humanos".

La secretaria general de la ONG, Agnès Callamard, ha manifestado que "mientras las bombas y cohetes caen contra bases militares ucranianas y surgen los primeros informes sobre el uso de armas de forma indiscriminada por parte del Ejército ucraniano, Amnistía reitera su llamamiento a las partes a cumplir estrictamente el Derecho Humanitario".

"Las vidas civiles, las casas y la infraestructura deben ser protegidas", ha apuntado, antes de incidir en que "los ataques indiscriminados y el uso de armas prohibidas como municiones de racimo no deben tener lugar".

"Repetimos además nuestro llamamiento a permitir y facilitar el acceso de agencias humanitarias para dar ayuda a civiles afectados por las hostilidades", ha apuntado. "Amnistía Internacional estará supervisando la situación de cerca para exponer las violaciones del Derecho Internacional por parte de todas las partes", ha zanjado Callamard.

En esta línea, la ONG World Vision ha advertido de los riesgos de la situación "para los más vulnerables, los niños y las niñas". "Para ello, estamos preparando planes de contingencia en caso de que sea necesario un mayor nivel de respuesta humanitaria", ha destacado la jefa de World Vision para Oriente Próximo y Europa del Este, Eleanor Monbiot.

"Estamos ultimando los planes de emergencia que se activarán si la situación se deteriora aún más. El año pasado ayudamos a 3,2 millones de personas en toda nuestra región de Oriente Próximo y Europa del Este con programas de respuesta de emergencia y podemos recurrir a esta capacidad para responder a la crisis de Ucrania si es necesario", ha destacado.

Así, ha detallado que la ONG está apoyando a su oficina en Rumanía "para que esté preparada para responder, en caso de que los niños y sus familias sean desplazados forzosamente de Ucrania y necesiten ayuda de emergencia". Así ha hecho hincapié en que "las consecuencias para los niños y niñas afectados por esta escalada del conflicto son gravemente preocupantes".

"Quiero reiterar una vez más, en los términos más enérgicos posibles, que es necesario centrarse en la protección de los más vulnerables de esta crisis", ha zanjado Monbiot.

Aldeas Infantiles SOS ha estimado que, al menos, 15.000 personas podrían estar ya necesitando ayuda urgente en Ucrania, y muchos de ellos son niños. Además, si la violencia sigue intensificándose, en los próximos días esta cifra podría llegar hasta las 45.000 personas.

Por su parte, Plan Internacional también ha expresado su "profunda preocupación" por la escalada militar. Su directora general en España, Concha López, ha lamentado que el conflicto "supone una gran amenaza para la vida y causará todavía más sufrimiento al pueblo" y ha pedido a todas las partes respetar sus obligaciones en virtud del Derecho Internacional.

Más información