Publicado 04/10/2017 18:31CET

La ONU subraya que los refugiados rohingya "necesitan desesperadamente ayuda"

Refugiados rohingya en Bangladesh
UNICEF/BROWN

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El coordinador Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, y el director ejecutivo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Anthony Lake, han lanzado este miércoles un llamamiento conjunto para alertar de que los refugiados rohingya que han cruzado de Birmania a Bangladesh "necesitan desesperadamente ayuda" y han advertido de que "esta terrible situación no ha terminado".

Lowcock y Lake han visto en primera persona las condiciones en las que llegan cada día miles de refugiados que huyen de la ola de violencia en el estado birmano de Rajine. "Dejamos Bangladesh conmovidos por las historias de sufrimiento que hemos escuchado (...) y todavía más decididos a que Naciones Unidas haga todo lo que pueda para ayudar", han afirmado.

"La gente llega aterrada, agotada y hambrienta. Necesitan desesperadamente ayuda como refugio, alimentos, agua potable, saneamiento y atención médica", han añadido, al repasar una "tragedia humana" que consideran "impresionante en cuanto a su alcance, complejidad y rapidez".

En cuestión de semanas, más de medio millón de rohingya han llegado a territorio bangladeshí y, sumados a los refugiados que ya se encontraban en la zona, ahora son más de 800.000 las personas que necesitan ayuda. La ONU ve esta crisis como la emergencia de refugiados que más rápido ha evolucionado del mundo.

Lowcock y Lake han aplaudido el "inspirador ejemplo de humanidad" dado por las autoridades y el pueblo de Bangladesh, que se han implicado en la ayuda junto a las organizaciones internacionales. Sin embargo, "las necesidades aumentan más rápido que nuestra capacidad para abordarlas", han lamentado.

En este sentido, han pedido "urgentemente" fondos para garantizar comida, refugio, agua, instalaciones de saneamiento, atención médica y servicios de protección, ya que "las condiciones en los asentamientos temporales son terribles". La ONU ha actualizado este miércoles su plan de respuesta y ha pedido 430 millones de dólares para sufragar las labores de seis meses.

"Si la ayuda no aumenta de manera considerable, los refugiados, que ya han sufrido mucho, podrían enfrentarse a otra catástrofe además de todas las tragedias que les han forzado a huir de sus hogares", han avisado Lowcock y Lake en su nota.

El mensaje incluye también peticiones al Gobierno de Birmania, para que permita la "completa reanudación" de la acción humanitaria en el estado de Rajine y garantice a la población las condiciones para poder volver a sus casas "de manera segura, a salvo y voluntaria".