O.Próximo.- Olmert y Abbas abordan las fronteras del Estado palestino, Jerusalén y el retorno de los refugiados

Actualizado 28/08/2007 21:02:15 CET

JERUSALÉN, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, centraron su reunión de hoy en tres cuestiones fundamentales que deben formar parte de un acuerdo final entre israelíes y palestinos: las fronteras del futuro Estado palestino, la disivión de Jerusalén y el derecho de retorno de los refugiados palestinos.

Se trata de la primera vez que ambos dirigentes tratan estos temas en profundidad, según reconoció una fuente de la oficina de Olmert al diario 'Haaretz' que añadió que la cita tratará de coronarse con un "acuerdo de principios" en vistas de la próxima conferencia internacional de paz para Oriente Próximo, auspiciada por Washington y prevista para noviembre.

Según la fuente, que citó directamente palabras de Olmert, las conversaciones deberán desembocar en la búsqueda de una solución diplomática de dos Estados contiguos para dos pueblos.

Sin embargo, David Baker, también funcionario de la oficina del primer ministro israelí aseguró que la reunión de hoy se centraría en "el desarrollo de las instituciones gubernamentales palestinas, en cómo reforzar al Gobierno de Abbas y cuestiones relativas a la convivencia de los israelíes y palestinos el uno al lado del otro".

Olmert sostiene que él y Abbas deben reunirse al menos una o dos veces más, antes de trasladar el peso de las negociaciones a sus asesores y representantes para que desarrollen los detalles de lo acordado entre ambos mandatarios.

De hecho, a la cita de hoy a Abbas y Olmert les acompañaron algunos de sus asesores para abordar cuestiones de cooperación en materia de seguridad. En este apartado, Olmert agradeció a Abbas la actitud de las fuerzas de seguridad palestinas que ayer rescataron a un soldado israelí de una multitud enfadada en Yenín que llegó a incendiar el vehículo de éste.

CUESTIONES CENTRALES DE UN ACUERDO FINAL

Abbas explicó a la radio palestina que "si hay un acuerdo claro sobre las cuestiones a incluir en el acuerdo final" el Ejecutivo palestino no sólo agradecerá tal extremo, sino que constató su diposición de "asistir a la conferencia" del próximo otoño.

No obstante, instó al Ejecutivo de Tel Aviv a ser más específico en cómo planea abordar estas conversaciones de paz, al insistir en que la declaración de principios que le presentó Olmert es insuficiente, después de que en su última reunión, celebrada a principios de agosto en la ciudad cisjordana de Jericó, Olmert trasladó a Abbas que trabajaría para el establecimiento de un Estado palestino "lo antes posible".

Asimismo, el presidente palestino subrayó su preocupación de que la conferencia de paz impulsada por el presidente estadounidense, George W. Bush, sea "una pérdida de tiempo" si queda limitada a "una declaración de principios".

A pesar de que la conferencia ha sido anunciada para noviembre, Abbas indicó que la fecha todavía no es segura, como tampoco lo están, dijo, los asistentes a la cumbre ni la agenda de la misma. "NO hay respuestas a estas preguntas", reconoció, después de haber conversado con la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, por teléfono. "Hablé con la señora Rice hoy y me dijo que no tenía respuestas tampoco", aclaró.

Antes de la reunión, fuentes gubernamentales israelíes insistieron en que el marco de las negociaciones abordaría crear equipos de negociación palestino e israelí que deberán abordar el acuerdo de principios en vistas a la conferencia de otoño.

Según fuentes oficiales palestinas, Olmert y Abbas tienen previsto reunirse de nuevo antes de la festividad de Rosh Hashanah, y que en su próxima cita tratarán de llegar a un consenso en el mayor número de cuestiones posibles para poder presentar cada parte sus puntos de desacuerdo y de consenso a Rice, cuando regrese a la región a mediados de septiembre.

No obstante y a pesar de que dichas fuentes palestinas aludieron al progreso realizado por las partes, indicieron en que Olmert parece más preocupado por llegar a un acuerdo sobre la declaración de intenciones, mientras que Abbas desea que se elabore un documento detallado sobre la postura israelí en relación a las principales cuestiones, es decir, fronteras, Jerusalén y refugiados.

El principal logro de la cita de hoy es la aceptación por parte de Olmert de incluir en efecto en dicho acuerdo de principios las "cuestiones esenciales" arriba citadas, lo que supone un paso adelante respecto a su postura de antaño.

Fuentes del Ejecutivo israelí explican este cambio de actitud por la presión sobre Olmert para presentar a los palestinos con un horizonte político "para que Abbas no pierda el apoyo de las masas palestinas", aunque reconoció que Olmert no ofrecerá a Abbas restringir los puestos de control del Ejército israelí en Cisjordania, tal y como Olmert prometió hace ahora dos meses.

No obstante, dichas fuentes incidieron en que "la implementación estará subordinada a la 'Hoja de ruta'" israelí, es decir, el desmantelamiento de las organizaciones terroristas palestinas y la creación de un Estado palestino en fases y no de golpe.