Publicado 19/02/2020 11:29CET

Orban vuelve a criticar al PPE: "Estamos aplaudiendo a Fidel Castro y Marx"

Viktor Orban, primer ministro de Hungría
Viktor Orban, primer ministro de Hungría - Attila Volgyi

El primer ministro húngaro llama a un debate para forjar una "nueva unidad" en el partido, del que Fidesz está suspendido

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, cuya formación Fidesz está suspendida del Partido Popular Europeo (PPE) pero forma parte del grupo en la Eurocámara, ha denunciado nuevamente que la principal alianza política a nivel europeo se está apartando de sus valores tradicionales y girando a la izquierda y ha llamado a un debate para forjar una "nueva unidad" entre sus miembros.

En un memorándum sobre el estado del PPE de tres páginas remitido a los líderes del partido, Orban pone en valor el papel desempeñado por los 'populares' en la UE, lo cual en 2011 le permitió contar con 16 jefes de Gobierno en los 27 estados miembro y 271 eurodiputados.

"Hoy en día tenemos solo nueve primeros ministros, tenemos 187 escaños en el Parlamento Europeo y solo unos pocos de nuestros miembros pueden gobernar sin un socio de coalición", resalta el primer ministro húngaro en el texto, publicado por la ministra de Familia y vicepresidenta de Fidesz, Katalin Novak, en su Facebook.

Esto se debe, en su opinión, a que "en lugar de levantarnos contra el comunismo y el marxismo (...) estamos aplaudiendo a Fidel Castro y Karl Marx". "En lugar del modelo cristiano-social del Rin, estamos abrazando el igualitarismo, las teorías sociales socialistas" y "en lugar de la subsidiariedad, estamos a favor de más centralización y reforzar la burocracia en Bruselas", ha ilustrado, lamentando que con ello no se están representando "las inspiraciones cristianas".

En este sentido Orban, ha denunciado que el PPE ha abandonado "el modelo de familia basado en el matrimonio entre un hombre y una mujer y abrazado la ideología de género" además de criticar que "en lugar de apoyar el nacimiento de niños, vemos la inmigración masiva como la solución a nuestros problemas demográficos".

EL PPE "NO OFRECE UNA ALTERNATIVA ATRACTIVA"

Como resultado de todo ello, según el primer ministro húngaro, "no estamos ofreciendo una alternativa atractiva a nuestros adversarios políticos", además de "haber expuesto públicamente nuestros conflictos internos" y las "diferencies entre orientales y occidentales, viejos y nuevos partidos miembros".

"Eso es lo que somos el Partido Popular Europeo hoy en día", ha subrayado. "Nos hemos convertido en una alianza de partidos de centro, alejándonos de la derecha cristiana hacia la izquierda" por lo que "a ojos de los votantes, lentamente nos estamos convirtiendo en indistinguibles de los liberales, los verdes y la izquierda socialista", ha denunciado.

Según Orban, el PPE no está defendiendo sus valores, "no está alzando la voz lo suficientemente alto contra los socialistas, que están ayudando a la izquierda radical anarquista y comunista a llegar al gobierno". "Hemos generado la impresión de que nos da miedo declarar y aceptar abiertamente quiénes somos y qué queremos, como si tuviéramos miedo de peder nuestra parte de autoridad de gobierno", ha lamentado.

EL DEBATE INTERNO ES INEVITABLE

Así las cosas, el primer ministro húngaro ha sostenido que "un debate interno sobre la misión futura del PPE es inevitable" ya que, según él, este no se produjo en el reciente congreso en Zagreb, en el que ha criticado que se eligiera a Donald Tusk como presidente de la formación.

En este sentido, Orban ha defendido la decisión de Fidesz de plantear cambios en el PPE y ha planteado una vuelta a la "herencia" de Wilfred Martens, quien "unió con éxito a los partidos de centro-derecha y de derecha" de distingo origen y procedencia geográfica.

Igualmente, ha recomendado "apoyar a nuestros partidos miembro para que cooperen y forjen coaliciones no solo con la izquierda, sino también con la derecha en sus países" y que "la diversidad" de los partidos que componen el PPE quede reflejada en sus órganos de gobierno para que, "además de representantes de las fuerzas centristas, los de la derecha cristiana también tengan un silla en la mesa".

"La unidad es lo más importante, pero en nuestra situación actual, la unidad, una nueva unidad, solo puede lograrse mediante debates internos honestos", ha zanjado Orban en su memorándum, que según han confirmado fuentes del PPE ha sido recibido.

No obstante, las fuentes han evitado valorar el contenido de lo planteado por Orban, limitándose a señalar que Tusk, su presidente, y el partido "lo tratarán a su debido tiempo", si bien por el momento no hay previsto ningún encuentro para abordar la situación de Fidesz en el seno del PPE, del que está suspendido desde marzo de 2019. Sus eurodiputados, por contra, siguen formando parte del grupo 'popular' en el Parlamento Europeo tras las elecciones de mayo pasado.