Actualizado 31/12/2007 15:53 CET

Pakistán.- Sharif pide que no se aplacen los comicios y que dimita Musharraf porque con él "Pakistán está muerto"

LAHORE (PAKISTÁN), 31 Dic. (EP/AP) -

El líder opositor y ex primer ministro paquistaní Nawaz Sharif declaró hoy que las elecciones parlamentarias deberían celebrarse el 8 de enero, tal y como estaba previsto, a pesar del asesinato de Benazir Bhutto, ocurrido el pasado jueves.

Asimismo, afirmó que el presidente Pervez Musharraf debería dimitir y ser sustituido por un gobierno de unidad nacional. "Ese hombre es una calamidad, es el responsable de todos los problemas de Pakistán", declaró. "El país está ardiendo. Con Musharraf en el poder, Pakistán no tiene futuro", añadió.

En una rueda de prensa en la ciudad de Lahore, la segunda ciudad más poblada de Pakistán y cerca de la frontera con India, Sharif aseguró que "nadie quiere que las elecciones" se celebren más tarde del 8 de enero, en referencia a las informaciones de fuentes gubernamentales, que afirmaron hoy que podrían aplazarse por un periodo de alrededor de seis semanas por el asesinato de Bhutto.

El ex primer ministro también acusó a Musharraf de intentar evitar la participación en los comicios y de utilizar a la Comisión Electoral como una herramienta para retrasar la votación. Al mismo tiempo, anunció que si es elegido primer ministro no trabajará con el presidente porque éste es "responsable de la situación caótica" que vive el país.

Asimismo, señaló que si Musharraf no dimite, "Dios lo prohíba, este país está perdido". El "único interés" de Musharraf "es su propia supervivencia, no la supervivencia del país", añadió, por lo que hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que retire su apoyo al mandatario.

"Estados Unidos debería ver que Musharraf no ha limitado o frenado el terrorismo. De hecho, el terrorismo es ahora más fuerte que antes", consideró. "La comunidad internacional no debería enemistarse con la población de Pakistán por el bien de un solo hombre. Debería apoyar la democracia. Debería apoyar a los partidos políticos (...) que pueden jugar un papel constructivo en la moderación de Pakistán. Con Musharraf en el poder, Pakistán no tiene futuro", sentenció.

Por otro lado, Sharif acusó al Gobierno de no proporcionar la seguridad necesaria a los candidatos, y apuntó que el día del asesinato de Bhutto en Rawalpindi, mientras él participaba en un acto electoral cerca de allí, hombres armados abrieron fuego contra sus seguidores, matando a cinco personas.