Actualizado 30/09/2020 17:44 CET

El Parlamento israelí restringe las manifestaciones en medio de las protestas contra Netanyahu

Manifestación contra Netanyahu en Jerusalén
Manifestación contra Netanyahu en Jerusalén - Ilia Yefimovich/dpa

El fiscal general dice que la nueva ley no es válida sin los cambios necesarios a la regulaciones en vigor

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El Parlamento israelí ha aprobado en la madrugada de este miércoles restricciones a las manifestaciones en el país en el marco del confinamiento decretado por el aumento de los casos de COVID-19 pese a las críticas desatadas por la medida dadas las protestas de las últimas semanas contra el primer ministro, Benjamin Netanyahu.

En concreto, quedará prohibido desplazarse a más de un 1 kilómetro de domicilio para participar en manifestaciones y la concentración de más de 20 personas. La restricción estará vigente durante una semana, si bien el Gobierno podrá prorrogarla en otras ocasiones, una semana cada vez.

La medida ha sido refrendada por 45 votos a favor y 38 en contra en la Knesset pasadas las 4.30 horas, tras días de debate. Finalmente, ha salido adelante después de que el Likud de Netanyahu retirara su condición de que la medida siguiera vigente incluso cuando se levantara el confinamiento.

La decisión de restringir las manifestaciones, que también afecta a la oración y otros actos religiosos, había generado división en la coalición de Gobierno con el partido Azul y Blanco.

Por su parte, el fiscal general de Israel, Avichai Mandelblit, ha informado al Gobierno de que la nueva legislación no es válida hasta que se realicen los cambios necesarios a la regulaciones en vigor, tal y como ha recogido el diario 'The Times of Israel'.

En este sentido, el diario 'Haaretz' ha señalado que el Ministerio de Justicia está trabajando ya en un texto para la legislación secundaria necesaria para dar respuesta a esta situación. El documento podría ser presentado hoy mismo al Ejecutivo.

Asimismo, la organización civil Movimiento por un Gobierno de Calidad en Israel ha presentado ya una apelación ante el Tribunal de Justicia con la intención de que la legislación sea congelada y posteriormente derribada.

El Supremo ha manifestado que el Gobierno tiene hasta el 7 de octubre para responder, si bien ha declinado congelar la legislación que, según los demandantes, socava "uno de los derechos fundamentales en democracia". "La situación sanitaria no supone base para enmendar la ley", han recalcado.

En las últimas semanas se han celebrado todos los sábados por la noche protestas frente a la residencia de Netanyahu en Jerusalén que han congregado a miles de personas. El primer ministro ha criticado estas concentraciones, que denuncia que son "caldo de cultivo" para el coronavirus, y ha tachado a los manifestantes de "anarquistas".

En virtud de las nuevas restricciones, se estima que no habrá más de 2.000 manifestantes frente a la residencia de Netanyahu y se establecerá una zona para protestar en la plaza París en la que se habilitarán 100 zonas para albergar a 20 personas, conforme al tope establecido, según informa el diario 'Times of Israel'.

El dato es muy inferior a las entre 10.000 y 20.000 personas que se han dado cita hasta ahora para protestar contra Netanyahu, que tiene abiertos tres juicios por corrupción en su contra.

Israel ha venido registrando un aumento sostenido en el número de contagios en las últimas semanas y de hecho la semana pasada alcanzó un récord de casi 8.500 casos. Netanyahu advirtió este martes de que el segundo confinamiento a nivel nacional no será retirado en al menos un mes.

Para leer más