Los partidos barajan posibles pactos postelectorales tras la histórica victoria de los nacionalistas escoceses

Actualizado 05/05/2007 16:55:58 CET

LONDRES, 5 May.(EUROPA PRESS)

Los líderes políticos escoceses barajan ya posibles pactos electorales para formar una mayoría estable en el Parlamento escocés después de la histórica victoria del Partido Nacional de Escocia (SNP) en las elecciones del pasado jueves, según informa la cadena británica BBC.

Está previsto que hoy se reúnan por primera vez los 47 diputados electos por el SNP que estarán de otras dos reuniones que podrían ser clave, ya que los liberaldemócratas y Los Verdes estudian la posibilidad de abrir negociaciones con los nacionalistas para la formación de una coalición. De materializarse esta posibilidad, el Partido Laborista, dueño de 46 asientos, quedaría como primer partido de la oposición.

El principal escollo para esta coalición, que sumaría un total de 65 escaños, parece ser la oposición del Partido Liberaldemócrata a la convocatoria de un referéndum de autodeterminación propuesto por los nacionalistas, una medida que sí apoyarían Los Verdes.

Los analistas políticos consideran, además, que los liberaldemócratas preferirían concentrar sus esfuerzos en recuperarse del "descalabro relativo" de las elecciones lejos del Gobierno.

El líder del SNP, Alex Salmond, apostó por los pactos con unas duras declaraciones en las que decía que los laboristas habían perdido la "autoridad moral" para gobernar. La respuesta del Partido Laborista no tardó en llegar a través de su líder, Jack McConnell, quien replicó que el SNP carecía de la autoridad moral para aspirar a la "separación".

"Aunque reconozco que el SNP es el partido más votado por el más estrecho de los márgenes, Alex Salmond debe reconocer que no tiene la mayoría en el Parlamento escocés", explicó McConnell. "La autoridad moral para una mayoría parlamentaria sólo llegará a través de el acuerdo de distintos partidos trabajando juntos".

La legislación escocesa establece que se debe nombrar un nuevo primer ministro en los 28 días posteriores a la votación.