Casi un 80% de los peruanos respalda las reformas políticas de Vizcarra pero rechaza un Congreso bicameral

Votación en Perú
REUTERS / MARIANA BAZO
Actualizado 10/12/2018 17:05:32 CET

LIMA, 10 (EUROPA PRESS)

Los peruanos han aprobado con una media de cerca del 80 por ciento las reformas políticas que el presidente, Martín Vizcarra, decidió someter a referéndum para superar la crisis desatada por la caída de su antecesor en el cargo, Pedro Pablo Kuczynski, a excepción de la que proponía volver a un Congreso bicameral.

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) ha indicado que, con el 94,97 por ciento del escrutinio completado, tres de las cuatro propuestas de Vizcarra han recibido el visto bueno de la gran mayoría de los 77,84 por ciento de peruanos que participaron en el referéndum del 9 de diciembre.

Así, el 79,24 por ciento ha dicho 'sí' a enmendar la Carta Magna para prohibir la reelección inmediata de los diputados, una medida con la que Vizcarra pretende favorecer la renovación en la sede legislativa y limitar la acumulación de poder y los vicios que conlleva.

En la misma línea, el 80,99 por ciento ha apoyado la reforma constitucional para regular la financiación de los partidos políticos. En la actualidad, los ex presidentes Ollanta Humala y Álan García y la líder opositora Keiko Fujimori están siendo investigados por estos cargos.

Los electores peruanos también han respaldado la propuesta de Vizcarra para remodelar la Junta Nacional de Justicia, el antiguo Consejo Nacional de la Magistratura, en medio del escándalo por la red de tráfico de influencias entre jueces, fiscales, políticos y empresarios que destapó una investigación periodística.

Sin embargo, los votantes han rechazado en un porcentaje similar a los anteriores, un 88,66 por ciento, recuperar un Parlamento de dos cámaras, que fue suprimido por el ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000) en 1992 argumentando que el Congreso bicameral obstaculizaba la labor del Ejecutivo.

A pesar de esta nota negativa, los resultados del referéndum pueden ser interpretados como un triunfo político para Vizcarra, que trata de mantenerse en el poder ante los envites de la oposición 'fujimorista', que ostenta la mayoría parlamentaria.

El mandatario lanzó su agenda reformista el pasado mes de agosto, en respuesta a la ola de protestas por el escándalo judicial, que estalló apenas cinco meses después de que Kuczynski dimitiera por su presunta implicación en la trama de cobro de sobornos a la constructora brasileña Odebrecht a cambio de contratos públicos.