Publicado 11/06/2020 19:56CET

Las peticiones de asilo a los países de la UE cayeron un 87% por el cierre de fronteras por el coronavirus

Migrantes y refugiados en Grecia
Migrantes y refugiados en Grecia - Angelos Tzortzinis/dpa - Archivo

BRUSELAS, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los países de la Unión Europea recibieron durante el mes de abril menos de 9.000 peticiones de asilo, una cifra que supone una caída del 87% con respecto a los datos de los primeros meses del año y que la Oficina Europa de Apoyo al Asilo (EASO) achaca al cierre de fronteras y otras medidas derivadas del confinamiento impuesto por los 27 para tratar de frenar la pandemia.

La crisis del coronavirus "llevó a aplicar fuertes restricciones en la mayoría de los países de la UE, lo que resultó en una caída masiva de las solicitudes en el mes de abril", detalla el informe de EASO que cifra en 8.730 los nuevos expedientes de petición de protección internacional ese mes.

La mayoría de demandantes de asilo siguen siendo de origen sirio, afgano e iraquíes, mientras que las peticiones presentadas por nacionales de Venezuela y Colombia son las que más disminuyeron con respecto al inicio de 2020, con una caída del 98% y del 99% respectivamente, según los datos ofrecidos por EASO.

Los demandantes de asilo sirios (90%) y eritreos (80%) continuaron teniendo las tasas de reconocimiento más altas para las formas de protección reguladas por la UE, mientras que los venezolanos (3%) tuvieron las tasas de protección más bajas, aunque EASO matiza que muchos recibieron protección a través de otras vías a nivel nacional.

Las medidas de confinamiento también afectaron a la resolución de los expedientes, ya que el número de decisiones se redujo un 35%, dejando en 35.075 los casos resueltos en primera instancia.

En cualquier caso, la oficina europea de asilo da por hecho que a partir del momento en que se empiecen a relajar las medidas de confinamiento y a levantar las prohibiciones de viaje entre junio y julio el número de demandantes de protección irá aumentando poco a poco, una tendencia que ya empezó a notarse en mayo.

Los expertos europeos esperan que los estados miembro vuelvan a registrar cifras mucho mayores de demandas de asilo en el medio plazo, dado que la necesidad de protección internacional no se ha reducido y que el impacto del coronavirus en países ya vulnerables ha sido severo.

Para leer más