La Policía confirma que los asaltantes de Texas no portaban ninguna bomba

Publicado 04/05/2015 18:34:50CET
Ataque contra la exposición de caricaturas de Mahoma en Garland, Texas
LAURA BUCKMAN / REUTERS

Emplearon dos fusiles de asalto y pretendían irrumpir en la sede de la exposición

NUEVA YORK, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Los dos asaltantes que atacaron el domingo por la noche una exposición de caricaturas del profeta Mahoma en Garland, a las afueras de Dallas, Texas, no portaban ningún explosivo encima ni en el coche en el que llegaron al lugar, según ha revelado este lunes la Policía de la localidad. De hecho, por el momento ni se confirma ni se desmiente que se trate de un atentado terrorista.

El portavoz del Departamento de Policía de Garland, Joe Harn, ha explicado en rueda de prensa que los atacantes llegaron en coche y abrieron fuego de inmediato contra un coche patrulla que vigilaba la exposición utilizando fusiles de asalto. Un agente, Bruce Joiner, resultó herido leve.

Sin embargo, fue un policía de tráfico que se encontraba fuera de servicio quien hizo "un buen trabajo" e impidió que los sospechosos lograran su objetivo, que era entrar en el edificio. Los dos atacantes murieron muy cerca de su coche. "Probablemente salvó vidas", ha señalado Harn, según recoge la televisión WFAA, filial de la ABC.

"Querían disparar contra la gente", ha advertido Harn. Unas 200 personas estaban dentro del Centro Curtis Culwell de Garland en el momento del ataque. Todas ellas se apresuraron a refugiarse dentro del Centro tras escuchar los disparos e incluso en una de las salas comenzaron a cantar canciones patrióticas.

Harn ha destacado además que llevaban meses preparando el dispositivo de seguridad para esta exposición, en el que participaban tanto la Policía de Garland como la Oficina Federal de Investigación (FBI), un equipo de operaciones especiales de la Policía (SWAT) y personal de la Oficina Estadounidense de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

Todos ellos estaban activos en la noche del domingo en previsión de posibles incidentes. Además, los organizadores de la exposición habían pagado 10.000 dólares por su cuenta para incrementar la seguridad, ha revelado Harn.

REGISTRO EN PHOENIX

Harn ha explicado que los investigadores que trabajan en el caso se han pasado la noche entera registrando el vehículo de los sospechosos en busca de explosivos o bombas, pero no hallaron nada. Sin embargo, hicieron una detonación controlada por seguridad, ya que dentro del vehículo había equipaje.

En la mañana de este lunes los dos cuerpos de los asaltantes seguían tenidos en el suelo, rodeados de decenas de casquillos de bala. Los dos llevaban chalecos tácticos pesados y junto a uno de ellos había una gorra del equipo de béisbol de los New York Yankees.

Harn ha explicado que la zona del Centro Curtis Culwell sigue siendo una escena de crimen activa, por lo que siguen retenidos los vehículos de las personas que asistían a la exposición. Los propios asistentes fueron evacuados en autobuses escolares la misma noche del domingo.

Uno de los sospechosos ha sido identificado como Elton Simpson y el otro asaltantes sería su compañero de piso. Ambos vivían en un apartamento de la ciudad de Phoenix, en Arizona, que ya ha sido registrado. Simpson había sido investigado anteriormente por presuntos delitos de terrorismo, según el FBI.

"Los dos implicados en el tiroteo de Dallas (...) son de Phoenix y ya se ha localizado su domicilio", ha explicado un portavoz del FBI, John Lannarelli, en declaraciones a la cadena ABC.

Agentes del FBI y un equipo de artificieros han entrado durante la noche en la vivienda de Simpson, situada en un complejo de apartamentos de la ciudad de Phoenix, en Arizona. La primera exploración fue llevada a cabo por un robot. Las autoridades creen que fue Simpson quien lanzó varios mensajes en Twitter antes del ataque, el último de ellos publicado media hora antes del atentado empleando la etiqueta #TexasAttack (#AtaqueenTexas).

Hace cinco años Simpson fue imputado por mentir a agentes federales sobre sus planes de viajar a África, pero un juez desestimó el caso por no considerar probado que tenía intención de unirse a un grupo terrorista tras su viaje. En cuanto al segundo implicado, el FBI continúa peinando sus archivos para comprobar si se trata de un individuo relacionado con Simpson.

Los seguidores del Estado Islámico llevaban una semana pidiendo a los "hermanos" de Estados Unidos un ataque contra la exposición sobre las caricaturas de Mahoma de Garland. Tras el ataque, un miliciano de Estado Islámico ha indicado a través de Twitter que los dos autores del tiroteo eran partidarios del grupo que lidera Abubakar al Baghdadi, según informa SITE Intelligence Group, que hace seguimiento de organizaciones yihadistas.

En varios 'tuits', el yihadista Abú Hussain al Britani, que según SITE es el nombre usado por el combatiente británico Junaid Hussain, indica que "dos de nuestros hermanos acaban de disparar contra la exposición sobre el profeta Mahoma en Texas" y añade que "pensaron que Texas estaba a salvo de los soldados del Estado Islámico".

Para leer más