Publicado 04/09/2022 09:43

El presidente de Burundi asegura que no tiene miedo de un posible golpe de Estado

Archivo - Evariste Ndayishimiye, presidente de Burundi
Archivo - Evariste Ndayishimiye, presidente de Burundi - EVRARD NGENDAKUMANA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Burundi, Evariste Ndayishimiye, ha advertido contra aquellos que buscan "desestabilizar el país" y ha señalado que no tiene miedo de un posible golpe de Estado en el marco del proceso de transición política en el país que comenzó con las elecciones generales de 2020.

En un inusual discurso el viernes durante una ceremonia de apertura del año judicial en la capital, Gitega, del que se ha hecho eco este domingo la emisora Radio France International, Ndayishimiye ha explicado que "ser líder" no es una tarea "fácil".

"¿Quién puede amenazar a un general con un golpe de Estado? Que venga a enfrentarme. En el nombre de Dios, lo derrotaré", ha dicho, agregando que en Burundi "no habrá más golpes" ni "más guerra", según ha recogido el portal de noticias Iwacu.

En este sentido, ha hecho un llamamiento a la justicia y a las fuerzas del orden para que luchen "contra todos los delincuentes". "Todo será posible si se aplica la ley. El país va por buen camino", ha valorado el mandatario.

La Unión Europea anunció hace un año la decisión del bloque de iniciar el proceso de retirada de las sanciones impuestas al país en 2016 por violaciones de los Derechos Humanos tras el intento de golpe de Estado del año anterior contra el entonces mandatario, Pierre Nkurunziza.

Ndayishimiye asumió el cargo en junio de 2020 tras su victoria en las presidenciales celebradas en mayo y a raíz de la repentina muerte a causa de un infarto de Nkurunziza, quien tenía que pasar el testigo en el mes de agosto de ese año.

Las elecciones estuvieron marcadas por un repunte de la violencia y ante el temor de que el país se viera arrastrado a una crisis violenta como la de 2015, cuando Nkurunziza decidió presentarse a un tercer mandato, a pesar de que la oposición denunciaba que ello violaba el acuerdo de paz que puso fin a la guerra civil (1993-2005).

Más información