Publicado 08/08/2020 0:34:04 +02:00CET

El presidente de Malí nombra a los nueve nuevos miembros del Tribunal Constitucional

El presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita
El presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita - 2013 GETTY IMAGES / SEAN GALLUP - Archivo

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, ha firmado este viernes el decreto con el nombramiento de los nueve integrantes del Tribunal Constitucional, una de las recomendaciones formuladas por la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) para intentar solucionar la crisis en el país africano.

La lista integra a tres magistrados nombrados por el presidente, Ibrahim Boubacar Keita; tres designados por el Consejo de la Magistratura; y tres designados por el presidente de la Asamblea Nacional, Moussa Timbiné, sin que el principal movimiento opositor haya tomado parte en el proceso de selección de los integrantes del tribunal.

Los nombramientos podrían ser controvertidos además por el hecho de que Timbiné es uno de los 31 diputados cuya dimisión reclamó la CEDEAO como parte de su 'hoja de ruta' para solucionar la crisis política, si bien todos ellos se negaron a abandonar sus escaños.

La petición del organismo regional deriva de las quejas surgidas por los resultados en las últimas elecciones legislativas, celebradas en marzo y abril, especialmente en lo relativo a la victoria de estos parlamentarios.

El Tribunal Constitucional fue disuelto por Keita después de que una serie de protestas en la capital, Bamako, tras el llamamiento a la desobediencia civil por parte del opositor Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP) derivara en unos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que se saldaron con la muerte de más de una decena de manifestantes.

El M5-RFP ha convocado nuevas movilizaciones el 11 de agosto para exigir la dimisión de Keita, tras reactivar durante la jornada del lunes su campaña de desobediencia civil tras una "tregua" con motivo de la Festividad del Sacrificio --conocida como Tabaski en el país--.

El movimiento redobló la semana pasada sus exigencias y pidió al primer ministro, Boubou Cissé, que presente su dimisión para poder avanzar de cara a un acuerdo, tras rechazar la propuesta presentada por la mediación de la CEDEAO.

La propuesta de la CEDEAO contempla un Gobierno de unidad, la dimisión "inmediata" de 31 diputados para dar paso a elecciones parciales, una "recomposición" del Constitucional y la creación de una comisión de investigación sobre la muerte de manifestantes en las protestas. Además, amenazó con sanciones contra los que actúen para impedir una solución a la crisis.

En respuesta, Keita anunció un Gobierno reducido de seis ministros para abordar la puesta en marcha de la propuesta, si bien el líder del M5-RSF, el destacado imam Mahmoud Dicko, ha rechazado que miembros del movimiento vayan a entrar a formar parte de un Ejecutivo liderado por el presidente.

La oposición ha denunciado la incapacidad del Gobierno para hacer frente al incremento de la violencia yihadista a manos de las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico, la cual ha potenciado también una incipiente violencia de tipo comunitario que enfrenta esencialmente a peul, a los que se identifica con los terroristas, con otros grupos étnicos.

A esto se suma una grave situación económica, la percibida corrupción de la clase política y ahora también el impacto de la pandemia de coronavirus, así como el rechazo de la oposición a los resultados de las elecciones parlamentarias celebradas a finales de marzo en el país africano.

Para leer más