Publicado 10/12/2021 10:58CET

RDC y Uganda firman un acuerdo de defensa y seguridad para las operaciones conjuntas contra el grupo armado ADF

Archivo - El presidente de República Democrática del Congo (RDC), Félix Tshisekedi
Archivo - El presidente de República Democrática del Congo (RDC), Félix Tshisekedi - Sadak Souici/Le Pictorium Agency / DPA - Archivo

Uganda envió militares a RDC tras los últimos ataques reclamados por Estado Islámico en su territorio

Decenas de muertos en nuevos ataques armados achacados a las ADF y CODECO en el este de RDC

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los gobiernos de República Democrática del Congo (RDC) y Uganda han firmado un acuerdo en materia de defensa y seguridad para las operaciones lanzadas contra grupos armados en las provincias de Ituri y Kivu Norte, tras el envío de militares por parte de Kampala a la zona para hacer frente a las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF).

El ministro de Defensa de RDC, Gilbert Kabanda, ha destacado que se trata de "un acuerdo general" y "un marco para la agrupación de las fuerzas armadas que está en marcha, principalmente en la lucha contra las ADF", según ha recogido la emisora congoleña Radio Okapi.

En este sentido, ha hecho hincapié en que el grupo armado "es enemigo de RDC y de Uganda" y ha manifestado que "es normal que el combate se lleve a cabo de forma mutua". "Si hay grupos armados locales a caballo entre RDC y Uganda, este acuerdo va a aplicarse", ha agregado.

En esta línea, su homólogo ugandés, Vincent Bamalangaki, ha destacado la importancia del acuerdo, alcanzado tras dos días de conversaciones entre ambas partes ante la amenaza que suponen las ADF, que han aumentado recientemente sus ataques a ambos lados de la frontera.

Las tropas ugandesas cruzaron la frontera el 1 de diciembre tras la autorización de RDC parta contener la escalada de violencia en las provincias de Ituri y Kivu Norte, que se encuentran bajo estado de sitio desde mayo a raíz de una decisión del presidente congoleño, Félix Tshisekedi, para hacer frente a la situación.

La presencia de Uganda en República Democrática del Congo es un tema delicado, especialmente para los habitantes del este del país. Los múltiples conflictos de los últimos años han involucrado regularmente a potencias vecinas y la violencia ha dejado su huella en la mente de la población.

La decisión fue adoptada después de que Estado Islámico en África Central (ISCA) --grupo al que las ADF juraron lealtad en 2019-- reclamara una serie de ataques en Uganda, incluido un doble atentado suicida en los alrededores de la sede del Parlamento en la capital, Kampala.

Musa Baluku, líder de las ADF tras la detención en 2015 en Tanzania del hasta entonces líder del grupo, Jamil Mukulu, aseguró en septiembre de 2020 que "las ADF dejaron de existir hace mucho". "En estos momentos somos una provincia, Estado ISCA, que es una de las numerosas provincias que componen Estado Islámico", agregó.

Las ADF, un grupo ugandés creado en la década de los noventa especialmente activo en el este de RDC y acusado de la matanza de cientos de civiles en esta zona del país, podría estar intentando volver a operar en Uganda, de donde se retiró en 2003 tras una serie de operaciones militares que mermaron drásticamente su capacidad para llevar ataques en el país.

DECENAS DE MUERTOS EN NUEVOS ATAQUES

En este contexto, al menos 15 personas murieron en un ataque perpetrado el miércoles por supuestos miembros de las ADF en la localidad de Mangina, en Kivu Norte, según han confirmado las autoridades.

Kambale Mahamba, jefe de Masimbembe, ha indicado que durante las últimas horas han sido hallados diez cadáveres entre las aldeas de Masiriko y Butakelo, cerca de Mangina, después de que se confirmara la muerte de cinco personas en el ataque.

Mahamba ha señalado en declaraciones concedidas al portal congoleño de noticias Actualité que en la localidad hay una calma precaria, si bien ha incidido en que "por el momento no hay más disparos", sin que el Ejército se haya pronunciado sobre lo sucedido.

Por otra parte, alrededor de 20 personas murieron en un doble ataque perpetrado el miércoles por supuestos integrantes de la milicia Cooperativa para el Desarrollo de Congo (CODECO) en las localidades de Nizi y Kpandroma, en Ituri.

Fuentes locales citadas por Radio Okapi han indicado que los asaltantes incendiaron múltiples viviendas y saquearon bienes durante el asalto, si bien la intervención de los militares ha permitido restaurar la calma.

Asimismo, estas fuentes han señalado que los incidentes en Kpandroma habrían estado protagonizados por facciones de CODECO después de que una de ellas atacara a la población y otra interviniera para detener el asalto.

En las provincias de Ituri y Kivu Norte operan numerosos grupos armados, entre ellos las ADF, CODECO y las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), pese a que la guerra de 1998-2003 concluyera formalmente. El conflicto causó millones de muertos, la mayoría víctimas del hambre y las enfermedades.