Actualizado 01/05/2018 15:20 CET

Los rebeldes sirios reinician su ofensiva contra Estado Islámico cerca de Irak

Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias en Deir Ezzor
REUTERS / RODI SAID

BEIRUT, 1 May. (Reuters/EP) -

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de milicias kurdas y árabes apoyada por Estados Unidos, han reiniciado su ofensiva para expulsar al grupo terrorista Estado Islámico de los últimos reductos que controla en la parte este, cerca de la frontera con Irak.

Las operaciones se vieron interrumpidas por el inicio de la operación militar turca en la región de Afrin, en el noroeste de Siria, pero ahora se ha retomado. "Hemos reorganizado nuestras filas", ha afirmado Lilwa al Abdalá, una portavoz del despliegue en la provincia de Deir Ezzor.

"Nuestras fuerzas heroicas liberarán estas zonas y asegurarán la frontera", ha dicho Al Abdalá, que ha emplazado a las fuerzas iraquíes a dar apoyo desde su territorio tras el recrudecimiento de los ataques yihadistas en las últimas semanas.

Un comandante del consejo militar de Deir Ezzor que combate bajo la bandera de las FDS, Ahmed Abu Jawla, ha asegurado a Reuters que ya están colaborando tanto con el Gobierno como con el Ejército iraquí "mediante una sala de operaciones conjunta" desde la que coordinan sus acciones contra Estado Islámico. No obstante, ha aclarado que ninguna de las partes ha cruzado la frontera.

Las FDS enviaron a 1.700 de sus combatientes para ayudar a las Unidades de Protección Popular (YPG) a luchar contra las fuerzas turcas que en marzo capturaron Afrin y ahora, según Abu Jawla, todos estos efectivos han retornado a la parte este de Siria. Este miliciano ha admitido que Afrin ha supuesto una "distracción en la eliminación de DAESH" --acrónimo en árabe de Estado Islámico--.

EL ACUERDO AVANZA

Por otra parte, decenas de personas retenidas por milicianos en la zona norte de Siria han llegado este martes a zonas bajo control del régimen de Bashar al Assad, lo que da pie al inicio de un acuerdo que llevará a los insurgentes a abandonar un enclave del sur de Damasco.

Según la agencia oficial SANA, 42 personas han llegado a un cruce controlado por el Ejército sirio cerca de la ciudad de Alepo, tras ser raptados hace tres años en una localidad de la zona rural de Idlib.

Por otra parte, unos 200 combatientes y familiares del Frente Tahrir al Sham --antiguo Frente al Nusra-- han salido desde Yarmuk como parte del intercambio, ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.