Siria considera una "agresión flagrante" el acuerdo entre EEUU y Turquía para crear una 'zona segura'

Actualizado 08/08/2019 16:24:52 CET
Bashar al Assad durante un rezo
Bashar al Assad durante un rezo - -/SANA/dpa - Archivo

Para leer más

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El Gobierno sirio ha considerado una "agresión flagrante" a la soberanía el acuerdo anunciado entre Estados Unidos y Turquía para establecer un centro de operaciones conjuntas y gestionar una 'zona segura' en la parte norte de Siria, después de meses de negociaciones.

Damasco, a través del Ministerio de Exteriores, ha instado a Naciones Unidas y al resto de la comunidad internacional a "condenar" dicho acuerdo, que "constituye una peligrosa escalada y representa una amenaza para la paz y la seguridad en la región y en el mundo".

"Perjudica todos los esfuerzos para resolver la crisis en Siria", ha lamentado el Ministerio este jueves, según la agencia de noticias oficial SANA. En este sentido, ha advertido de que las fuerzas leales al Gobierno seguirán trabajando para "preservar la seguridad y la integridad territorial de la patria".

Por su parte, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha resaltado durante la jornada que el acuerdo con Estados Unidos es "un muy buen inicio" y ha agregado que Ankara no permitirá aplazamientos en su aplicación.

"El establecimiento de un marco ha sido acordado. Es importante establecer un centro de operaciones para los pasos que se darán de ahora en adelante", ha manifestado, según ha recogido el diario local 'Hurriyet'.

En este sentido, ha resaltado que las modalidades futuras del acuerdo, que ha descrito en su etapa actual como un "marco", serán estudiadas en el centro conjunto de operaciones para la citada 'zona segura'.

El Ministerio de Defensa turco y la Embajada estadounidense en Ankara anunciaron el miércoles que ambas partes han acordado "establecer lo antes posible un centro conjunto de operaciones en Turquía para coordinar y gestionar el establecimiento de la 'zona segura'".

En este sentido, manifestaron que "la 'zona segura' debe convertirse en un pasillo de paz" y que ambos países han pactado "la rápida aplicación de las medidas iniciales para hacer frente a las preocupaciones de seguridad de Turquía", sin dar detalles sobre qué implicaciones tiene esto.

Por último, recalcaron que Ankara y Washington han acordado además que "deben tomarse medidas adicionales para que los hermanos sirios desplazados vuelvan a su país".

Turquía y Estados Unidos han estado meses discutiendo la situación en la frontera con Siria. Estados Unidos considera a las kurdas Unidades de Protección Popular (YPG) como un activo esencial para sus planes en el país, si bien son consideradas como un grupo terrorista por Ankara.