Reino Unido presenta un borrador para prorrogar la UNSMIS

Consejo de seguridad de la ONU
JESSICA RINALDI / REUTERS
Actualizado 12/07/2012 10:17:54 CET

NUEVA YORK, 12 Jul. (Reuters/EP) -

Reino Unido ha presentado este miércoles en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas un borrador de resolución para prorrogar 45 días el mandato de la Misión de Supervisión de la ONU en Siria (UNSMIS) y sancionar al país árabe por la represión gubernamental a la población civil.

El texto aboga por prorrogar 45 días el mandato de la UNSMIS, que expira el próximo día 20, para verificar el cumplimiento del plan de paz del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe a Siria, Kofi Annan, que pide la retirada de las tropas de las ciudades, el cese de las hostilidades, el acceso de las agencias humanitarias y la prensa internacional a las zonas en conflicto y un diálogo nacional.

El borrador se basa en el capítulo siete de la Carta de Naciones Unidas, que permite al Consejo de Seguridad aprobar una serie de medidas que van desde las sanciones, tanto diplomáticas como económicas, hasta la intervención militar.

En concreto, el borrador señala la posibilidad de imponer sanciones al Gobierno de Bashar al Assad si no retira las tropas de las ciudades y deja de usar armamento pesado contra la población civil en los diez días siguientes a la aprobación de la resolución.

Esta propuesta contrasta con la presentada hace dos días por Rusia, que pide prorrogar tres meses el mandato de la UNSMIS con la novedad de incluir "observadores militares para llevar a cabo verificaciones efectivas y tareas de investigación" y excluye cualquier acción amparada en el capítulo siete.

El Consejo de Seguridad está dividido entre Reino Unido, Estados Unidos, Francia --miembros con derecho a veto-- y Alemania, que apoyan el borrador británico, y Rusia y China, que también tienen derecho a veto y que se oponen a una intervención armada en Siria para evitar un escenario similar al de Libia.

"Nuestra opinión es que el Consejo de Seguridad necesita llevar a cabo un plan bajo el capítulo siete, dejando claro que es vinculante", ha dicho la embajadora estadounidense en la ONU, Susan Rice, que ha calificado la propuesta rusa de "insuficiente".

En cambio, el 'número dos' de la delegación rusa, Alexander Pankin, ha considerado que el capítulo siete "debe ser la última opción". Además, ha advertido de que "no es un mecanismo muy eficaz", refiriéndose, en concreto, a las sanciones.

"Annan no nos ha pedido que apliquemos sanciones. Simplemente ha dicho que el Consejo de Seguridad debe hacer recomendaciones y que debe haber acciones o habrá consecuencias", ha dicho, en alusión a la intervención del ex secretario general de la ONU.

REACCIÓN SIRIA

Por su parte, el embajador sirio en Naciones Unidas, Bashar Jaafari, ha advertido a los países que abogan por la imposición de sanciones de que las medidas punitivas no contribuirán a los esfuerzos nacionales e internacionales para solucionar el conflicto sirio.

Además, ha reiterado el compromiso de su Gobierno con el plan de paz de Annan, indicando que su fracaso sería "muy peligroso". "Estamos alerta ante los esfuerzos realizados aquí o allí, por este o ese país, para hacerlo descarrilar", ha informado.

Jaafari ha apuntado que el éxito de la propuesta del ex secretario general de la ONU depende, principalmente, del cese de la violencia que, según ha argumentado, se debe a los grupos armados que operan en el país.

El Gobierno sirio ha denunciado la presencia en su territorio de grupos terroristas financiados por Arabia Saudí, Qatar y Turquía, entre otros países, y ha responsabilizado a los terroristas de la mayoría de las bajas civiles.

Desde que comenzó el conflicto, en marzo de 2011, Naciones Unidas calcula que más de 10.000 personas han muerto por los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los grupos opositores.

(EUROPA PRESS INTERNACIONAL)